Economía

Inversionistas prefieren a México sobre Brasil y Argentina

13 febrero 2014 5:1 Última actualización 26 diciembre 2012 19:23

 
 
Notimex
 
México se coloca como uno de los favoritos en América Latina, por encima de Brasil y Argentina, ante el entusiasmo generado por la posible aprobación de reformas estructurales durante el nuevo gobierno, consideró el banco HSBC.
 
En su estudio Tres Amigos en el Camino: México, Brasil y Argentina, la firma refiere que el primero es el más querido; sobre el segundo hay preocupaciones sobre su Producto Interno Bruto (PIB) y la intervención gubernamental, y en el tercero hay incertidumbre sobre su deuda.
 
Refiere que México es el mercado más gustado, ya que hay mucho entusiasmo sobre las reformas, a pesar de las dudas sobre el tiempo y la magnitud.
 
Los inversionistas tienen sospechas sobre un rebote de crecimiento económico en Brasil y están descontentos con la intervención gubernamental; además de que existen muchas dudas sobre la capacidad de Argentina de evitar entrar en un default técnico.
 
En el documento se comenta que en el caso de México la situación actual que refleja debe ser vista con una óptica conservadora, ya que aún no está clara la magnitud y oportunidad con la que se presentarán algunas de las iniciativas sobre las reformas estructurales.
 
Sin embargo, subraya, se tiene una perspectiva muy positiva sobre la aprobación de una reforma fiscal favorable en México, que permita al país implementar las dos promesas más importantes que hizo el presidente Enrique Peña Nieto durante su toma de posesión: la introducción de un servicio universal de salud y Seguridad Social y más recursos para que Pemex invierta y se modernice.
 
Lo más probable, agrega, es que los recursos para cumplir con estas 2 promesas provengan de ajustes al Impuesto al Valor Agregado (IVA) sobre artículos que al día de hoy se benefician con la tasa cero, la creación de impuestos al consumo en los estados y la eliminación de subsidios.
 
En cuanto a Brasil, comenta que se espera un crecimiento de la economía de 3.0% para 2013, desde el 1.1% pronosticado por HSBC para el cierre de 2012, gracias a un mayor consumo y a la recuperación de la inversión, aunque limitado por el alto grado de incertidumbre relacionado con la renovada intervención del gobierno a nivel micro.
 
Respecto a Argentina, el análisis señala que se ve una leve recuperación en su actividad, con un crecimiento del PIB de 2.5% en 2013, aunque amordazado por la estrategia de represión financiera del gobierno.