Economía

Inversiones mundiales del sector energético en México bajaron a la mitad

De acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de la Industria de Hidrocarburos, mientras la producción petrolera del país encogió la global incrementó, lo que ocasionó que su participación en el mercado pasara de 4.7 a 2.3 por ciento en una década.
Sergio Meana
23 mayo 2017 19:9 Última actualización 23 mayo 2017 20:42
Rusia petróleo

(Bloomberg)

A partir de la Reforma Energética, México se insertó en la competición global por recibir inversiones petroleras y ha reducido el porcentaje que recibe del 'pastel' global al pasar de 3.6 por ciento en el 2004 a 1.9 por ciento en 2016, de acuerdo con datos recopilados por la iniciativa Pulso Energético de la Asociación Mexicana de la Industria de Hidrocarburos (Amexhi).

“La realidad es que, mientras la producción mexicana se encogió, la global incrementó. Por lo tanto, desde 2004, la participación de mercado (market-share) de la producción mexicana cayó de una forma aún más pronunciada: en más de la mitad, de 4.7 a 2.3 por ciento (del 2004 al 2014)”, señala el reporte de la Asociación.

De acuerdo con los datos de la Agencia Internacional de Energía (AIE), se necesitan 640 mil millones de dólares de inversión en exploración y producción en México de aquí a 2040 para romper con la inercia y regresar a la senda del crecimiento. Esto requiere inversiones anuales promedio de 26 mil 600 millones de dólares.

Como referencia, agrega Pulso, entre 2004 y 2014, el promedio fue de 12 mil millones de dólares, menos de la mitad.

Así, el reporte concluye que, si México quiere alcanzar las metas trazadas, necesita atraer un 2.4 por ciento de las inversiones globales de exploración y producción durante los próximos 24 años.

UN NUEVO MODELO PARA COMPETIR POR INVERSIONES

Las inversiones de Pemex -que bajo el modelo pasado, vigente en los años del análisis, hacia la totalidad del gasto- se duplicaron entre el 2004 y el 2014 de 8 mil a 16 mil millones de dólares por año, pero no sin elevar su deuda.

“Esto implicó un esfuerzo enorme: en el mismo periodo, la deuda total de Pemex casi se duplicó, pasando de 40 a 76 mil millones de dólares, de acuerdo con los reportes 20-F de cada año”, refiere el nuevo documento de Pulso Energético.

La propuesta es que bajo el nuevo modelo mexicano se compita por una parte importante de las inversiones globales en energía en el que México deberá atraer el 2.4 por ciento de todo lo invertido en el planeta en petróleo.

De hecho, se generó un nuevo índice para medir esta llegada de capitales al que EL FINANCIERO le dará seguimiento: el market-share global de CapEx en E&P de México.

“Afortunadamente, el nuevo modelo energético mexicano identificó tanto valor estratégico en el sector petrolero que lo situó más allá de los alcances del capital y capacidad de endeudamiento de Pemex.

“Hoy, nuestro país está en posición para competir por un pedazo del capital global que año con año se invierte en exploración y producción. México no necesariamente necesita endeudarse para explorar y producir, sino competir y ganar consistentemente en la atracción del capital petrolero global”, agrega el análisis.

De acuerdo con datos de la AIE se estima que las inversiones requeridas en exploración y producción de aquí a 2040 alcanzarán 26 mil 400 billones de dólares a nivel global.