Economía
entrevista
Pablo Rión Santisteban, Director de Pablo Rión y Asociados

Inversión extranjera
está ingresando
al país con cautela

Para Pablo Rión, la inversión en México está entrando con cautela porque a pesar de la apertura en ciertos sectores, aún hace falta fortalecer áreas como la educación y acceso a tecnología.
Leticia Hernández
01 diciembre 2014 23:31 Última actualización 02 diciembre 2014 5:5
Pablo Rión

Más que crecimiento en volumen de acuerdos lo que se ve son proyectos más grandes, de mayor monto, señaló Pablo Rión. (Eladio Ortiz)

CIUDAD DE MÉXICO.- Para incentivar la actividad de fusiones y adquisiciones en México se requiere una sintonía en el ecosistema empresarial. A la apertura de sectores estratégicos otorgada recientemente hace falta fortalecer áreas como la capacitación del capital humano, otorgamiento del crédito, reducir la burocracia, tener impuestos competitivos con servicios de mejor calidad, hasta elevar la penetración del Internet entre la población.

Pablo Rión Santisteban, socio director de Pablo Rión y Asociados, firma con 24 años en la asesoría de transacciones de fusiones y adquisiciones, reestructuras financieras, valuaciones y obtención de deuda o capital, señaló en entrevista con El Financiero, que la inversión extranjera está ingresando con cautela, “porque no está tan sencillo todavía el país”.

___¿Cómo se siente el dinamismo de la industria de fusiones y adquisiciones?
___ Empieza a haber operaciones más continuas, la inversión extranjera está entrando con cautela porque no está tan sencillo el país todavía. No hay tanto consumo, el crecimiento de la economía estimado para el año es de 2 por ciento cuando se preveía entre 4 y 4.5 por ciento.

Las reformas son muy buenas, el liderazgo del presidente Peña Nieto ha sido vital en lograr conciliar. La reforma energética es buena, estoy sorprendido de la apertura que tiene; permite asociarse, hacer joint ventures, coinvertir, invertir en asociaciones, invertir bajo contrato, compartir utilidades, etc; entonces cuando uno lee la Ley, la parte constitucional tiene como diez verbos que no era típico, normalmente se decía en este país “solamente se podrá comprar”, “solamente se podrá arrendar”.

___¿Esto no se traduce en más riesgos?
___ Ahí es donde recaen las leyes secundarias. Hay cada vez más claridad, pero la ejecución siempre es el lío en la vida, una cosa es planear y otra ejecutar.

En nuestro despacho en 24 años nunca habíamos recibido un proyecto de energía porque Pemex era como un país dentro de otro y ahora vemos interés en sectores como energía; en exploración, perforación y refinación son inversiones millonarias pero después se derivan muchos negocios medianos de 300 a 500 millones de dólares para productos derivados de la primera fase.

___¿México está listo para capitalizar la actividad transaccional?

___ Sin duda hay más promoción y difusión del tema de compras y ventas de empresas. En este país hubo años récord, en 2008 fue muy buen año con 280 transacciones. Normalmente se hacen 20 acuerdos públicos cada dos meses más unas 10 operaciones de tipo privado. Nosotros llevamos 24 años en este negocio, hemos hecho más de 120 transacciones, un promedio de 6 por año.

La apertura en México fue muy buena idea pero hace falta fortalecer áreas como la educación, capacitación, acceso a tecnología. Hay todo un ecosistema que debe estar en sintonía, con gente preparada; una sociedad en paz y tranquilidad; impuestos competitivos, debe haberlos pero con servicios de mejor calidad y la parte de gestión y burocracia mejorarla, que la tramitología sea más rápida. Que haya crédito, la facilidad a la inversión y la penetración del Internet entre la población.

___¿Se podrá superar el récord del 2008?
___ Más que crecimiento en volumen de acuerdos lo que estamos viendo son proyectos más grandes, de mayor monto. La industria automotriz registra un buen crecimiento, ha comenzado a exportar a China y eso es importante.

Colombianos, brasileños, cada vez más llegan a México, si vemos esta inversión extranjera que llega al país y da empleos de calidad. Si hay más hambre de comprar en México pero también vemos transacciones saliendo del país.

___¿Violencia, inseguridad, tensión social, son barreras para la inversión?
___Hay algo que los mexicanos no hacemos bien en vender a México. Brasil tiene problemas similares, la ciudad de Houston tiene una criminalidad parecida, ciertas zonas de Nueva York tienen más índices de crímenes que el DF, pero aquí no sabemos decir: Sí hay crímenes, pero tampoco somos el campeón del mundo, somos un país en el que puedes llevar tu vida.

Hay violencia en el mundo por más choques ante el desempleo y desigualdad. El consumo se ha ampliado y todo mundo quiere consumir más cosas y la incapacidad de tener el dinero para hacerlo genera violencia. La sociedad de consumo en la que nos hemos convertido crea esas necesidades y genera violencia.

___¿Cómo se posiciona el país respecto a sus pares en Latinoamérica?

___Cuando hay miedo en un país como en Venezuela, el dinero se va. En Colombia cuando hubo violencia el dinero se fue y hoy que hay paz y tranquilidad ha entrado mucha inversión. Perú, con Fujimori, fue un hombre que hizo cambios fuertes y hoy es un país que crece al 7 por ciento anual.

México tiene las leyes para lograrlo, este proceso de cambio ha estado difícil porque también tiene un cambio fiscal muy fuerte, subieron los impuestos para que los mexicanos paguemos 30 por ciento más, que no está divertido. Ha sido un cambio fuerte, rápido y al final es bueno ampliar la base de impuestos.

___¿Cuáles son los retos de la industria?

___La agilidad para los negocios, hacer que las gestiones de un nuevo proyecto sean más fáciles para que más rápido entre el dinero; acelerar trámites para conseguir el uso de suelo, permisos, licencias. La tramitología hay que mejorarla; a lo mejor no es intencional tener el papeleo, pero el resultado cae en la oportunidad de la corrupción.
Hay ganas de invertir, pero los procesos son más lentos, cautelosos y competimos con otros países del mundo. En Colombia y Perú se puede invertir con facilidad.

___¿Cómo ha evolucionado la industria y Pablo Rión y Asociados en las últimas dos décadas?

___Ahora nos enfocamos a transacciones de 20 a 200 millones de dólares, obvio que no empezamos así hace 24 años pero hemos ido ganando clientes. Antes representábamos mucho a los dueños mexicanos y ahora nos buscan multinacionales para ayudarlos a comprar. Tenemos de los dos, el comprador mexicano y el comprador extranjero. Hay más ventas de empresas mexicanas donde entra el capital.

Hay un tema de mentalidad que ha costado trabajo, que la gente se asocie y deje entrar capital que modernice a la empresa, que el gobierno corporativo se sofistique. Ha costado trabajo este proceso en el país, pero va bien.

La estructura empresarial en México se parece a la pirámide poblacional del país. Hay una elite de mil empresas sofisticadas y después viene un grupo de unas dos mil más que tienen auditores externos, pagan impuestos, cuidan cuestiones de sus empleados, ese grupo son las empresas atractivas para un inversionista local o extranjero. Finalmente en la base está el grupo de empresas familiares con una organización muy casera, algunas son grandes y es difícil poderlas vender porque no han hecho ese cambio de modernizarse en su contabilidad, impuestos, tecnología, personal más preparado.

Aquí es donde la industria del capital privado ha hecho un gran trabajo.

Hay un tema de mentalidad que ha costado trabajo, que la gente se asocie y deje entrar capital que modernice a la empresa