Economía

Inseguridad baja inversión española

A pesar de que la inseguridad en el país ha frenado las inversiones españolas en el sector agrícola, la actuación
del gobierno ha devuelto la confianza para volver a invertir,
indicó Manuel Calderón, consejero de agricultura, alimentación
y medio ambiente de la Embajada de España en México.
Héctor Chávez
17 junio 2014 22:34 Última actualización 18 junio 2014 5:0
cerdo español

Jamones y embutidos de cerdo, parte de la oferta española a México. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La violencia en el país ha inhibido las inversiones españolas en el sector agrícola mexicano, sin embargo, se espera un repunte para los próximos años debido a que ven grandes oportunidades en este rubro, aseguró Manuel Calderón, consejero de agricultura, alimentación y medio ambiente de la Embajada de España en México.

En entrevista, en el marco de la presentación de Interporc, destacó que si bien la situación de inseguridad había afectado la imagen de México a nivel internacional, la actuación del gobierno mexicano, particularmente en Michoacán, ha dado la confianza de las inversiones españolas en este país.

“Hay la intención de darle la vuelta y pasar a una situación de mucho más respeto de la ley, al final lo que las empresas necesitan es seguridad jurídica, es decir, que no les cambien las reglas a mitad del partido y yo creo que México va mejor en ese aspecto”, dijo.

Destacó el potencial económico que tiene México y consideró que en un plazo de 20 años estará aún mejor, aunque se tiene que trabajar para destacar más que otras naciones emergentes, “y esa es la gestión que sigue teniendo últimamente el nuevo gobierno”.

Señaló que el intercambio comercial agroalimentario entre estas dos naciones, que es en el orden de 450 millones de euros aún es muy pequeño y equilibrado pero con gran potencial de crecimiento.

Por ello, dijo que la apertura de las fronteras mexicanas a los productos españoles como la carne de cerdo dependerá de las negociaciones que se mantienen entre la autoridad sanitaria mexicana y la europea, aunque reconoció que el intercambio sería mucho menor que con Estados Unidos.

“La oferta española es de algunos productos característicos que otros países no producen como son los curados de porcino que son típicamente los jamones y los embutidos curados, en donde estamos creciendo a tasas interesantes de dos dígitos al año, pero todavía es una producción limitada de no más de 12 millones de euros al año”.

Destacó que España representa una gran oportunidad en hortalizas y frutas tropicales, así como productos no tradicionales o exóticos como el amaranto y la chía.