Economía

Ingreso laboral per cápita disminuyó 10.2% desde 2005, reporta Coneval

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social indicó que los ingresos laborales han registrado una disminución en mayor proporción en relación con el valor
de la canasta alimentaria que respecto a la inflación.
Zenyazen Flores
17 diciembre 2014 17:10 Última actualización 17 diciembre 2014 18:16
Etiquetas
 [Hombres de negocios anticipan la reactivación ordenada de la actividad económica, de la inversión productiva y el empleo. / Cuartoscuro] 

El ingreso laboral per cápita tuvo una disminución de 10.2 por ciento entre 2005 y 2014, informó el Coneval. (Cuartoscuro]

CIUDAD DE MÉXICO.- El ingreso laboral per cápita real disminuyó 10.2 por ciento del primer trimestre del 2005 al tercer trimestre 2014, frente a la evolución del nivel general de precios (inflación), dio a conocer hoy el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en su Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2014.

Sin embargo, la pérdida del poder adquisitivo del ingreso laboral per cápita llega a 25.1 por ciento en el periodo de referencia con respecto al precio de los alimentos, es decir, los ingresos laborales han disminuido en mayor proporción en relación con el valor de la canasta alimentaria que respecto a la inflación.

En contraste, el Coneval indica que la línea de bienestar mínimo incrementó 77.8 por ciento en zonas urbanas y 80.1 por ciento en las rurales para el periodo 2005-2014.

En tanto, mientras que en 2008, las personas con ingreso inferior a la línea de bienestar económico representaban 49 por ciento de la población total, para 2012 el porcentaje escaló a 51.6.


El incremento en el precio de los alimentos y la inflación en general tienen efectos directos en la población, ya que su aumento provoca que el poder de compra del ingreso de los hogares disminuya y sea más difícil adquirir los bienes y servicios necesarios para mantener un nivel de vida adecuado.

En el informe el Coneval señala que productos como la carne, productos lácteos, cereales, aceites vegetales y azúcar, indispensables para una nutrición adecuada, han registrado fluctuaciones en el lapso de 2005 a 2014, lo que ha provocado pérdida de poder adquisitivo.

“El incremento sostenido del poder adquisitivo en el país debería provenir de las mejoras en el crecimiento económico, en el empleo, los salarios, la productividad, la inversión y la estabilidad de los precios, especialmente de los alimentos, entre otras variables de la economía del país”,

En ese sentido, el Coneval sugiere aprovechar la discusión que se ha generado en el país sobre el salario mínimo para realizar un análisis “más general y riguroso sobre el ingreso laboral de los hogares” y recomendó integrar un grupo técnico al interior de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) para revisar hasta qué punto el incremento del salario mínimo pudiera ser un instrumento para mejorar el ingreso.

Asimismo, propone analizar cuál será el efecto de las reformas recientes en la productividad, el crecimiento económico y en el ingreso de las familias y hasta dónde podemos esperar impactos en el ingreso familiar, ya que “no siempre es claro que las reformas tengan un efecto directo sobre el ingreso de las familias más pobres”.

Y añadió que también se debe estudiar “con rigor” el desempeño concreto de los varios programas de apoyo productivo nacionales (federales, estatales y municipales) y realizar “severas” modificaciones a los mismos.