Economía

Informe especial: Saldo de la iniciativa. Menos de lo esperado

01 febrero 2014 10:14 Última actualización 01 noviembre 2013 5:39

[Subirían de 1.6 a 1.8 billones de pesos los ingresos tributarios entre 2013 y 2014, señala el SAT. / Cuartoscuro] 


Marcela Ojeda
 
 
La propuesta hacendaria enviada por el Ejecutivo a inicios de septiembre ha pasado por varias fases de análisis, concluyendo con la aprobación de impuestos que reflejan la moderación de posturas angulares.
 
 
El gobierno federal prevé que con la Reforma Hacendaria la recaudación se incrementará en 2014 en alrededor de 180 mil millones de pesos, con relación al presente año.
 
 
[Lee también: Una miscelánea más]
 
 
Especialistas consultados prevén sin embargo, que con las modificaciones hechas por el Senado de la República, los ingresos adicionales serán inferiores a este monto, por lo que se deberá ampliar en más de 9 mil 700 millones de pesos el recorte al gasto previsto tras el Dictamen de la Cámara de Diputados.
 
 
Entre los cambios hechos en el Senado a la nueva Ley del Impuesto Sobre la Renta (L-ISR) están la reducción a 30 por ciento en la tasa marginal máxima del Impuesto Sobre la Renta (ISR) para personas físicas con ingresos anuales de entre 500 mil y 750 mil pesos.
 
 
Esto implicaría menores recursos para el gobierno federal por alrededor de 1 mil millones de pesos, mientras que las tasas del ISR en 34 y 35 por ciento para quienes ingresan más de uno y tres millones al año se mantuvieron sin variación.
 
 
Además, se amplió a 53 por ciento el monto de la deducibilidad de las prestaciones que las empresas otorgan a sus trabajadores, desde un nivel de 41 por ciento propuesto originalmente por el Ejecutivo, que después fue incrementado por los diputados a 47 por ciento.
 
 
Asimismo, los senadores aumentaron de 6 a 10 años el plazo para que quienes están bajo el Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repecos) transiten al Régimen de Incorporación Fiscal, con las correspondientes reducciones por año en el pago del ISR.
 
 
Por otra parte, los legisladores rechazaron introducir un impuesto de control de 5 por ciento sobre los ingresos brutos de las 511 grandes empresas que han venido consolidando.
 
 
En cuanto a la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (L-IEPS), aprobaron la ampliación de 5 a 8 por ciento en la tasa de la comida con alto contenido calórico o “comida chatarra”.
 
 
En materia de la Ley del Impuesto al Valor Agregado (L-IVA), avalaron la homologación de su tasa en las fronteras, a fin de que en todo el país sea de 16 por ciento y también aprobaron gravar con este impuesto el alimento para mascotas.
 
 
Entre otras disposiciones avaladas por la Cámara de Diputados y ratificadas por el Senado de la República, destacan: gravar con un peso por litro a las bebidas saborizadas; conservar como deducible un porcentaje equivalente a 8.5 por ciento de los consumos realizados en restaurantes, sólo si el pago se hace utilizando tarjeta de crédito, débito o servicios, o a través de monederos electrónicos autorizados por el SAT.
 
 
Eliminar la posibilidad de deducir en un sólo ejercicio el 100 por ciento de la inversión realizada para la adquisición de activos fijos y limitar el monto máximo de las deducciones personales al año, al monto que resulte menor entre el 10 por ciento del ingreso anual total del contribuyente y el equivalente a 4 salarios mínimos anuales en el DF. En la iniciativa del Ejecutivo, el límite fijado fue de 2 salarios mínimos anuales.
 
 
Pedro Carreón, socio de impuestos de la firma PWC, dijo que si bien en general la Reforma Hacendaria traerá más recaudación, no parece que se trate de la reforma definitiva, “porque en el corto o mediano plazo se va a necesitar una nueva, en la que se tenga que entrar directo con el IVA a los alimentos”.
 
 
“Incorporar a todos los alimentos a una tasa, si no es a la general, por lo menos que sea a una que evite devoluciones de impuestos para que no se debiliten las finanzas”, expresó Carreón.
 
 
El especialista indicó que es probable que tenga que hacerse otra reforma en 2014 o en dos años más “para corregir algunas situaciones que deja esta reforma” y que tarde o temprano se tendrá que estimular la inversión y el crecimiento económico.
 
 
 
 [Lee también: Centralización de los recursos limitará a entidades federativas]