Inflación, la camisa de fuerza para la política monetaria en México
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Inflación, la camisa de fuerza para la política monetaria en México

COMPARTIR

···
Economía

Inflación, la camisa de fuerza para la política monetaria en México

22/04/2013

 
Esteban Rojas H
 
El miércoles, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicará el Índice Nacional de Precios al Consumidor correspondiente a la primera quincena de abril, esperando se confirme la expansión de la burbuja inflacionaria.
 
El anuncio podría contener claroscuros. Por un lado, el indicador general puede incluso presentar una variación negativa cercana a 0.25%, en caso de que se inicie la aplicación de los subsidios a las tarifas eléctricas en algunos estados del norte de la República pero, por otro lado, a tasa anual continuará con su escala alcista al quedar en alrededor de 4.60%. Este resultado estaría completamente fuera del rango de tolerancia del instituto central.
 
La inflación subyacente puede presentar una variación de 0.10% en la primera mitad de abril. De ser así, su crecimiento anual se ubicaría cerca 3.06%.
 
De confirmarse la mayor inflación a tasa anual, en el indicador general, representará una camisa de fuerza para el Banco de México para un manejo más flexible de su política monetaria. En la reunión del próximo viernes es probable que mantenga sin cambio su tasa de referencia, actualmente en 4.0%.
 
El radar deberá estar en el comunicado de política monetaria para tratar de encontrar nuevas pistas en cuanto la estrategia a aplicar en los próximos meses. En este aspecto, es donde se podrían darse las sorpresas.
 
Para la subasta primaria de valores gubernamentales número 17 del año, a efectuarse el martes por la mañana, es posible que se observe un tono bajista en los rendimientos.
 
La tasa del denominado bono M a 10 años podría establecer una nueva marca mínima histórica.
 
En tanto que los rendimientos de los Certificados de la Tesorería de la Federación (Cetes), pueden registrar en promedio una nueva baja.
 
Los Udibonos posiblemente todavía serán demandados, a la espera del resultado de la inflación.
 
La entrada de capitales del exterior y las condiciones de debilidad en la economía internacional y de la mexicana, están trayendo como consecuencia una nueva calibración entre las dos principales variables de ajuste, que son las tasas de interés y el tipo de cambio.
 
Las tasas de interés en todos sus plazos se encuentran en mínimos históricos, lo que debe contribuir a restarle por lo menos velocidad a la apreciación del peso y, en el mejor de los casos, a ponerle un techo.
 
Las menores tasas de interés pueden contribuir a que el tipo de cambio se mantenga por arriba de la barrera de las 12.0 unidades.
 
Sin embargo, quizá el ajuste a la baja en las tasas de interés no sea suficiente para detener el avance de la moneda nacional, por lo que todavía no se debería de descartar la necesidad de aplicar otros instrumentos para regular la oferta de dólares.