Economía

Inflación fuera del rango de tolerancia de Banxico

12 febrero 2014 5:32 Última actualización 24 abril 2013 22:8

[Arturo Monroy/El Financiero] Tasa de referencia puede quedar sin cambio en 4.0 % el viernes. 



Esteban Rojas H
 

La tasa anual de crecimiento de la inflación volvió a ubicarse, por tercera quincena consecutiva, fuera del rango de tolerancia del Banco de México, al ubicarse en 4.72% en la primera parte de abril, de acuerdo a cifras reportadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Este comportamiento podría influir para que el instituto central deje sin cambio la tasa interbancaria a un día en 4.0%, en su reunión del viernes.

La aceleración en el crecimiento de los precios al consumidor no fue del todo sorpresiva, dado que el mismo Banxico lo había anticipado. El problema puede presentarse más adelante en caso de que la burbuja inflacionaria muestre resistencias a diluirse, sobre todo a partir de la segunda parte del año. De ser así, se podría poner en entredicho la credibilidad del Banco de México, al haber bajado su tasa de referencia en 50 puntos base el pasado 8 de marzo, justo al inicio en que el crecimiento de los precios se colocó fuera del rango máximo permitido, el cual es del 4.0%.

El comportamiento de la inflación presentó en la primera quincena un retroceso estacional de 0.9% apoyado en buena parte por la baja de 2.84% en las tarifas eléctricas en algunas ciudades del país. Esta efecto fue parcialmente contrarrestado por el alza en el transporte colectivo en el Distrito Federal, así como del derivado del incrementó en los bienes de origen agropecuario y del alza a algunos energéticos, como la gasolina y el gas doméstico natural, entre otros.

Para mayo, es probable que el crecimiento de la inflación pueda presentar también una variación negativa, aunque la tasa anual seguirá estando fuera del objetivo máximo establecido por Banxico.

El comportamiento de la inflación limita el margen de acción del Banco de México, para llevar a cabo una baja en la tasa de referencia en caso de que los riesgos se carguen hacia una mayor debilidad de la economía.

La elevada inflación, también limita la aplicación de una línea de defensa, representada por una nueva baja en la tasa objetivo, como medida para inhibir o regular una mayor avalancha de recursos provenientes del exterior y dirigidos al mercado de deuda de valores gubernamentales.

No obstante, el mercado en buena parte le ha estado haciendo el trabajo sucio al Banco de México, al bajar recientemente las tasas de interés a mínimos históricos, sin detenerse a esperar la señal del instituto central.

Para el segundo semestre, en buena parte la velocidad con que se pueda bajar la inflación dependerá de la evolución de los precios de los productos agropecuarios, lo cuales en la primera quincena de abril se dispararon en 17.53%, la variación más alta desde principios de marzo de 1999.

El otro anti antídoto eficaz contra la inflación, puede generarse en caso de que se extienda la fortaleza del peso o que estabilice en niveles cercanos a los actuales.