Economía

Inflación en zona euro sin cambios en noviembre; aumenta presión para el BCE

El principal factor que limitó el incremento en los precios al consumidor fue el costo de la energía, 7.3% menor en noviembre respecto al mismo mes del año anterior. Los alimentos sin procesar, que también están excluidos de la lectura principal, fueron 2.6 por ciento más caros que en el período anterior.
Reuters
02 diciembre 2015 9:4 Última actualización 02 diciembre 2015 9:11
Inflación en la Zona Euro

El banco tiene como objetivo mantener la inflación por debajo pero cerca del 2.0 por ciento a medio plazo. (AP)

BRUSELAS/FRÁNCFORT.- La inflación de la zona euro no tuvo cambios en noviembre, frente a previsiones de un ligero aumento, lo que mantiene la presión sobre el Banco Central Europeo (BCE) para que relaje más su política monetaria mañana jueves.

La oficina de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat, indicó que los precios al consumo en los 19 países que comparten el euro aumentaron 0.1 por ciento anualizado el mes pasado, el mismo ritmo que en octubre y menos que el 0.2 por ciento que esperaban 45 economistas encuestados por Reuters.

La lectura anticipada de Eurostat no incluye un cálculo mensual.


La inflación denominada subyacente por el BCE fue de 0.9 por ciento en noviembre, frente al 1.0 por ciento revisado al alza de octubre.

"La cifra de los precios al consumidor peor a la esperada en noviembre da luz verde para que el BCE aumente su ritmo de compra de activos y recorte la tasa de depósitos en la reunión de mañana (jueves)", dijo el economista de Capital Economics Jonathan Loynes.

El Consejo de Gobierno del BCE se reúne mañana y se espera que el Banco Central refuerce el programa de compras de activos de un billón de euros, entre varias medidas que tiene sobre la mesa.

El banco tiene como objetivo mantener la inflación por debajo pero cerca del 2.0 por ciento a medio plazo.

El principal factor que limitó la subida de precios fue el costo de la energía, 7.3 por ciento menos este mes que hace un año. Los alimentos sin procesar, que también están excluidos de la lectura principal, fueron 2.6 por ciento más caros que en el período anterior.