Economía

Inflación de la zona euro se aleja de meta: Coeuré

12 febrero 2014 4:54 Última actualización 05 abril 2013 9:19

[Bloomberg] La inflación retrocedió por tercer mes seguido en marzo a una tasa anual de 1.7%. 


 
Reuters
 
París.- El Banco Central Europeo seguirá de cerca la inflación de la zona euro en los próximos 18 meses debido a que amenaza con caer por debajo de la meta de 2% del BCE, dijo Benoît Coeuré, miembro del directorio ejecutivo de la entidad.
 
La inflación de la zona euro retrocedió por tercer mes seguido en marzo a una tasa anual de 1.7%, comparado a la meta del BCE de alrededor de, pero no más que, 2%.
 
"Tenemos una tasa de inflación que parece encaminada a alejarse de la meta del 2% del BCE en los próximos 18 meses", dijo Coeuré a periodistas en un evento, agregando que una caída en la inflación preocupaba tanto como un alza.
 
"Sigue bastante cerca de la meta del 2% pero está bajando a menos de eso y esto es algo que la junta de gobernadores está siguiendo con atención debido a que tenemos una meta de 2%", dijo Coeuré.
 
Los datos económicos recientes están en línea con las proyecciones del BCE para el bloque este año y el próximo, "sin malas sorpresas", agregó Coeuré, diciendo que esto justificaba la decisión del banco esta semana de no bajar las tasas de interés, a pesar de preocupaciones sobre una demanda doméstica débil.
 
El BCE mantuvo sus tasas a un mínimo histórico de 0.75%, el nivel más alto entre los principales bancos centrales del mundo, aunque Mario Draghi, el jefe de la entidad, dijo que el BCE estaba listo para actuar para impulsar la economía estancada.
 
Subrayando las dificultades activar el flujo de crédito en el bloque, Coeuré dijo que muchos bancos no tenían incentivos para hacer préstamos nuevos debido a que sus balances seguían presionados por activos adquiridos antes de la crisis financiera que habían perdido valor desde entonces.
 
Si bien el BCE ha proporcionado grandes cantidades de liquidez para los bancos, Coeuré dijo que mitigar los riesgos de los activos bancarios acumulados antes de la crisis no entraba en las atribuciones del banco central.