Economía

Inflación de la zona euro es revisada al alza en agosto, a 0.4 por ciento

Un alza en los precios de los restaurantes, cafés y alquileres, y las reparaciones de autos, impulsaron la inflación de la zona euro de manera leve, por encima de lo estimado, una buena noticia para el BCE pero no lo suficiente como para alterar la perspectiva económica.
Reuters
17 septiembre 2014 7:53 Última actualización 17 septiembre 2014 7:58
[Economistas son cautos sobre el futuro de la economía en esta zona / Reuters]

La inflación subyacente fue de 0.9 por ciento interanual el mes pasado.

BRUSELAS.- La inflación en la zona euro se situó en 0.4 por ciento a tasa interanual, 0.1 por ciento arriba en agosto frente al mes previo, informó hoy la oficina de estadística de la Unión Europa, Eurostat, revisando al alza su estimación inicial de una lectura interanual de 0.3 por ciento publicada el 29 de agosto.

Esto deja sin cambios la tasa de inflación respecto a julio.

"Cada sorpresa positiva es bien recibida en términos de la psicología del mercado y para el Banco Central Europeo", dijo Frederik Ducrozet, economista de Credit Agricole.

"Pero está lejos del tipo de cambio que se necesita para descartar un alivio cuantitativo", aseguró, al referirse al programa de compra de bonos de Estados Unidos y Gran Bretaña han utilizado para apuntalar sus economías.

El alza de los precios en restaurantes y cafés, los alquileres y las reparaciones de autos más costosas tuvieron un mayor impacto en la inflación interanual, mientras que un declive en los precios de los combustibles, la fruta y los servicios telefónicos presionaron a la baja.

En su estimación inicial, Eurostat reportó que los precios de los servicios se reforzaron 1.2 por ciento interanual en agosto. Pero en los datos revisados, cambió esa cifra a 1.3 por ciento.

La inflación se ha desacelerado constantemente desde fines de 2011, reflejando la debilidad económica de la zona euro y una tasa de desempleo cercana a niveles récord, luego de que una crisis de deuda casi devastara al bloque. El crecimiento económico se estancó en el segundo trimestre, mientras que Italia entró en su tercera recesión desde 2008.

El BCE apunta a una tasa de inflación por debajo pero cerca a 2.0 por ciento en el mediano plazo, un nivel no visto desde el primer trimestre de 2013. También considera que cualquier nivel por debajo de 1.0 por ciento sería con el tiempo una "zona de peligro".

Con las cifras de agosto, la inflación ha estado ahora en esa zona por once meses consecutivos. BNP Paribas espera que la inflación anual caiga a 0.2 por ciento en septiembre debido a los bajos precios del petróleo, para luego recuperarse alrededor de fin de año.

Para apuntalar la inflación, el BCE redujo sus tasas de interés casi a cero y comenzará a comprar valores respaldados por activos el próximo mes, inundando al sistema bancario con dinero barato que espera que los bancos presten a compañías e individuos.

Los inversores están atentos para ver si el BCE irá más allá y comenzará un programa de compra de bonos al estilo de Estados Unidos, adquiriendo deuda en una base mensual para estimular a la economía.

El BCE está atento a la inflación subyacente, que excluye los volátiles precios de la energía y los alimentos. La inflación subyacente fue de 0.9 por ciento interanual el mes pasado, respecto al 0.8 por ciento en julio y 0.7 por ciento en mayo, dijo Eurostat.

Sin considerar los precios de la energía, la inflación interanual fue de 0.7 por ciento el mes pasado, en vez de la estimación anterior de 0.6 por ciento, según Eurostat.