Economía

Precios al consumidor de EU registran caída de 0.3%, la mayor en 6 años

Los costos al consumidor se mantienen contenidos de momento por el desplome en el precio del petróleo, que lleva cinco meses seguidos a la baja y ya registró un nuevo mínimo en cinco años y medio.
Reuters
17 diciembre 2014 8:50 Última actualización 17 diciembre 2014 9:3
Inflación en EU

La baja inflación, sin embargo, podría instar a la cautela en la Fed, que ha mantenido su tasa de interés de corto plazo cerca del cero por ciento desde diciembre de 2008. (Bloomberg)

WASHINGTON.- Los precios al consumidor de Estados Unidos registraron su mayor caída en casi seis años en noviembre ante un desplome del valor de la gasolina, pero esto probablemente hará poco para cambiar la opinión de que la Reserva Federal comenzará a elevar las tasas de interés a mediados de 2015.

El Departamento de Trabajo informó que su índice de precios al consumidor (IPC) bajó 0.3 por ciento el mes pasado, el mayor descenso desde diciembre de 2008, tras mantenerse estable en octubre.

Los economistas habían previsto una baja de 0.1 por ciento desde octubre y un ascenso de 1.4 por ciento anual.


En los 12 meses a noviembre, el IPC creció 1.3 por ciento, el menor avance desde febrero, tras incrementarse 1.7 por ciento en octubre.

"La nueva caída de la inflación estadounidense no preocupará mucho a la Fed", dijo Paul Dales, un economista de Capital Economics en Londres.

Los futuros de las acciones en Wall Street ampliaban las alzas luego de los datos, los bonos del Tesoro recortaban sus bajas y el dólar mantenía su avance frente a una cesta de divisas.

Las presiones subyacentes sobre los precios también están reduciéndose un poco luego de mostrar algunos indicios de alzas en octubre.

Descartando los precios de los alimentos y la energía, el llamado IPC subyacente aumentó 0.1 por ciento tras elevarse 0.2 por ciento en octubre.

En los 12 meses a noviembre, el IPC subyacente creció 1.7 por ciento tras elevarse 1.8 por ciento en octubre.

La Fed apunta a una inflación de 2.0 por ciento y sigue un índice que actualmente está más abajo que el IPC.

El desplome de los precios del crudo, que registraron un nuevo mínimo en cinco años y medio esta semana por un aumento de la producción de esquisto en Estados Unidos y la desaceleración de la demanda global, mantiene la inflación contenida por ahora.

Si bien la inflación tiende a la baja, el crecimiento del empleo se fortaleció y la economía parece estar operando más cerca de su capacidad plena en meses recientes.

Por eso muchos economistas creen que el Banco Central estadounidense podría indicar su intención de una subida de tasas de interés a mediados de 2015, cuando los funcionarios terminen el miércoles un encuentro de dos días.

La baja inflación, sin embargo, podría instar a la cautela en la Fed, que ha mantenido su tasa de interés de corto plazo cerca del cero por ciento desde diciembre de 2008.

Los precios de la gasolina se redujeron 6.6 por ciento, el mayor descenso desde diciembre de 2008, después de retraerse 3.0 por ciento en octubre. La gasolina ya lleva cinco meses seguidos de reducciones.

El reporte del Departamento de Trabajo también mostró que las ganancias semanales promedio, ajustadas por inflación, registraron su mayor incremento en noviembre en seis años.