Economía

Inflación de China toca mínimo de cinco años
en enero

El índice de precios al consumidor en China subió 0.8 por ciento en enero respecto a diciembre, con lo que llegó a su nivel más bajo en cinco años; analistas comentaron que el alza esperada era de 1 por ciento.
Reuters
09 febrero 2015 22:25 Última actualización 09 febrero 2015 22:26
china

Inflación en China llegó a sus niveles más bajos en cinco años. (Bloomberg)

PEKÍN.- La inflación anual al consumidor de China tocó un mínimo de cinco años en enero, en tanto, la deflación de los precios a los productores se profundizó, subrayando la persistente debilidad en la economía y poniendo más presión sobre los funcionarios para que redoblen sus esfuerzos para fomentar el crecimiento.

Los riesgos de una deflación están aumentando a medida que la segunda mayor economía mundial enfrenta obstáculos derivados de una desaceleración del mercado inmobiliario y un exceso generalizado de la capacidad industrial, y la situación podría haber empeorado por la caída de los precios globales de las materias primas, dijeron analistas.

El índice de precios al consumidor (IPC) subió un 0.8 por ciento en enero respecto a diciembre, dijo hoy la Oficina Nacional de Estadísticas. Esa fue su menor lectura desde noviembre del 2009, cuando los precios al consumidor subieron un 0.6 por ciento respecto al año previo.


Analistas consultados esperaban un alza anual del índice de precios al consumidor de un 1.0 por ciento en enero, comparado con el 1.5 por ciento de diciembre.

"Esto posiblemente será el punto bajo del IPC dado que el petróleo se está recuperando. Sin embargo, los datos aumentarán las expectativas de un recorte de tasas y vemos un recorte en marzo", dijo Dariusz Kowalczyk, economista de Credit Agricole en Hong Kong.

De hecho, el índice de precios al productor (IPP) para enero cayó por trigésimo quinto mes consecutivo, subrayando la necesidad de que los funcionarios redoblen el estímulo y frenen los riesgos de una deflación.

El IPP bajó un 4.3 por ciento frente al año previo, debido a que una débil demanda limitó la capacidad de fijar precios de las compañías, y marcó su mayor descenso desde octubre del 2009.

El mercado había esperado una caída de un 3.8 por ciento del índice de precios al productor después de una baja de un 3.3 por ciento en diciembre.

Datos divulgados durante el fin de semana mostraron un sorpresivo desplome de las importaciones de China, lo que sugiere que la economía sigue perdiendo impulso a pesar de una serie de medidas de estímulo. Sin embargo, el impacto de las fiestas podría haber distorsionado la magnitud de la desaceleración.

Se espera que el Banco Popular de China flexibilice su política aún más, después de recortar el encaje a los bancos la semana pasada por primera vez en más de dos años, lo que fue considerado principalmente como una medida defensiva contra la salida de capitales.

Eso ocurrió luego de un sorpresivo recorte a la tasa de interés referencial en noviembre, también la primera medida de su tipo en más de dos años, para reducir los costos de los préstamos e impulsar el crecimiento.

Se espera que el gobierno recorte su meta de crecimiento del PIB a cerca de un 7 por ciento este año, después de registrar una expansión de un 7,4 por ciento en el 2014, su menor ritmo en 24 años.