Economía

Inflación británica se desploma hasta la menor tasa en más de 14 años

El costo de la vida en Gran Bretaña está en su marca más baja desde hace 14 años y la tendencia es de mayor descenso, lo que favorecerá una política monetaria de alza en tasas. La inflación se redujo a la mitad, a 0.5% anual en diciembre desde 1.0% en noviembre.
Reuters
13 enero 2015 13:39 Última actualización 13 enero 2015 13:48
Inflación en Gran Bretaña

La reducción en los precios al consumidor refleja la caída en los precios mundiales del petróleo, aseguró la Oficina Nacional de Estadísticas. (Bloomberg)

LONDRES.- La inflación en los precios al consumidor de Gran Bretaña se desplomó en diciembre a su menor nivel desde mayo de 2000 y tiende a bajar más, lo que aliviará la presión sobre los consumidores y dará espacio al Banco de Inglaterra para que suba pronto las tasas de interés.

La tasa de inflación en los precios al consumidor se redujo a la mitad, a 0.5 por ciento anual en diciembre desde 1.0 por ciento en noviembre, reflejando la caída en los precios globales del petróleo, aseguró la Oficina Nacional de Estadísticas.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que la inflación se desaceleraría a 0.7 por ciento anual en diciembre. La libra esterlina se debilitó tras el dato y cotizaba cerca de su nivel más bajo frente al dólar en 18 meses.



El débil aumento de los precios será un alivio para los consumidores británicos e impulsará su poder adquisitivo tras años de debilidad en el crecimiento de los salarios.

En tanto, la mayoría de los economistas afirman que Gran Bretaña
-donde el gasto del consumidor se mantiene fuerte- enfrenta menos peligro de deflación que la Zona Euro, donde la caída de los precios ha provocado temores de un estancamiento económico al estilo japonés.

"Esto actúa como un recorte de impuestos gigante para la economía, colocando más dinero en el bolsillo de consumidores presionados", comentó el viceministro de Finanzas británico, Danny Alexander.

La Oficina Nacional de Estadísticas reportó que los precios a las puertas de las fábricas bajaron 0.8 por ciento en el año hasta diciembre, el mayor declive desde septiembre de 2009 y una caída más pronunciada a lo pronosticado por economistas.

Sólo en diciembre, los precios del crudo pagados por manufactureros bajaron 13.2 por ciento, el mayor descenso desde diciembre de 2008.