Economía

Azucareros mexicanos piden investigar fructosa de EU

La Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera dijo que existen elementos necesarios para realizar una investigación contra el producto que llega a México desde el país vecino, ya que entra sin restricciones ni aranceles.
Reuters
23 mayo 2017 18:36 Última actualización 23 mayo 2017 20:17
azúcar

azúcar (Bloomberg)

Industriales mexicanos del azúcar introdujeron la semana pasada, ante la Secretaría de Economía, una solicitud de investigación gubernamental antidumping contra la fructosa que importa México de Estados Unidos, en medio de una ríspida negociación sobre el comercio bilateral de edulcorantes, dijo este martes una fuente cercana al proceso.

La Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera (CNIAA) ha dicho que existen elementos para realizar una pesquisa "sólida" contra la fructosa, que entra a México sin restricciones y sin pagar aranceles, a diferencia del azúcar mexicana, cuyos beneficios comerciales acabaron con los "acuerdos de suspensión" firmados a fines del 2014.

"La solicitud para la investigación se introdujo la semana pasada ante la Secretaría de Economía", dijo la fuente. De inmediato no fue posible tener una respuesta de la dependencia.

México y Estados Unidos tienen hasta el 5 de junio para renegociar sobre dichos acuerdos de suspensiones que fijaron cupos, precios y calidades al azúcar mexicano que se exporta a Estados Unidos. Si no hay acuerdo, el edulcorante mexicano tendría que pagar altos aranceles que lo que sacarían de esos mercados, dijo la CNIAA.

Los industriales estadounidenses están pidiendo que México eleve sustancialmente la proporción de azúcar cruda frente a la refinada que les envía y adicionalmente que baje la polaridad -ligada a la calidad- con lo que la totalidad del azúcar tendría que ser refinada por industriales estadounidenses.

La CNIAA reiteró este martes que si no hay un acuerdo y si Estados Unidos impone aranceles contra el azúcar mexicana, el Gobierno debe responder inmediatamente con aranceles recíprocos contra la fructosa que se importa desde ese país.

Sin embargo, dijo que tenía "plena confianza" en que se pueda llegar a un convenio razonable y "no tener que llegar a una guerra comercial absurda" que afectaría empleos en el sector del maíz de Estados Unidos y las exportaciones mexicanas.