Economía

Industria refresquera se afectaría por mayor carga fiscal

10 febrero 2014 5:8 Última actualización 22 agosto 2013 19:40

[Sector señala que medida lesionaría a estratos de bajos ingresos / Cuartoscuro]


 
Juan Antonio Lara
 
 
Una mayor carga fiscal a la industria refresquera con el pretexto de combatir la obesidad, sería recesivo para la economía y afectaría a los estratos de menores ingresos, dijo Emilio Herrera López, director general de la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas.
 
 

Advirtió que esto frenaría nuevas inversiones y afectaría la apertura de más plazas laborales en una industria que genera 500 mil empleos directos y cerca de 3 millones de forma indirecta.
 
 

El directivo de la industria refresquera mexicana señaló lo anterior luego de presentar en esta ciudad la campaña 'Conócete, Actívate, Equilíbrate', una iniciativa de orientación y motivación de este sector para promover cambios de comportamiento hacia un estilo de vida saludable.
 
 

En su presentación, refirió que el crecimiento de la industria refresquera mexicana está basado al día de hoy, fundamentalmente, en los productos bajos en calorías y en el agua embotellada.
 
 

“El consumo per cápita de refrescos calóricos en México en los últimos 20 años, acumulado, tan sólo ha crecido el 7 por ciento. Esto quiere decir, que la tasa de crecimiento anual de refrescos calóricos ha sido del 0.4 por ciento”.
 
 
Mencionó que no se puede atribuir al consumo de refrescos el incremento en la obesidad y sobrepeso de los mexicanos, ya que este es un problema complejo y multifactorial.
 
 
“Un impuesto que pretende tener la capacidad de disminuir sustancialmente la venta de este producto sin garantizar que se va a disminuir el contenido calórico de la dieta, no tendría resultados positivos”, indicó Herrera.
 
 

Argumentó que cualquier otra bebida que no sea el agua tiene igual o más contenido calórico que un refresco, entre los que mencionó una agua limonada, café, leche o cerveza.
 
 
“Un impuesto especial a la industria refresquera afecta sustancialmente al empleo de una cadena productiva muy importante para el país, frena las inversiones en un momento en que esto es un tema esencial para el desarrollo del país”.
 
 
Opinó que un impuesto de esta naturaleza sería recesivo para la economía del país y afectaría, en mayor proporción, a las personas de menores ingresos porque es un gravamen que se traspasa al precio final del producto.
 
 
“Estamos aportando información para que los legisladores la tomen en consideración al momento de decidir esta iniciativa, porque no es la solución al problema de la obesidad y puede dañar a la economía del país”.
 
 
Agregó que de todos los alimentos y bebidas, el refresco es el único producto que paga IVA, por lo cual sería un impuesto adicional.
 
 
Expreso que la recaudación por concepto de IVA en los refrescos representa el 50 por ciento del gasto que la Secretaría de Salud hace para atender los problemas de la obesidad y sobre peso en los mexicanos.
 
 
Además, señaló que estos productos representan el 5.5 por ciento del contenido calórico de la dieta de los mexicanos, por lo cual aplicar un impuesto especial a los refrescos u otras medidas sería una inequidad para este sector.
 
 
De acuerdo a un análisis de Vector Casa de Bolsa, el panorama de este sector es positivo y contempla a estas empresas como una opción atractiva de inversión con perfil patrimonial, dado su comportamiento anti-cíclico (defensivo y de "refugio" de valor), solidez financiera y expectativas de crecimiento inorgánico.
 
 
Sin embargo, los riesgos regulatorios y la incertidumbre sobre la eventual aplicación de un impuesto a estos productos, podrían generar volatilidad y ajustes bruscos en los precios de las acciones de las emisoras involucradas.