Economía

Industria aeroespacial busca reactivar acuerdo bilateral de seguridad aérea con EU

12 febrero 2014 4:54 Última actualización 16 abril 2013 20:59

 El Presidente del Clúster Aeroespacial de Baja California reconoció que las certificaciones dentro del Acuerdo Bilateral de Seguridad Aérea han sido muy lentas. 


Olga Ojeda Lajud
 
La industria aeroespacial requiere mayor infraestructura y organización por parte de las autoridades mexicanas, para reactivar el Acuerdo Bilateral de Seguridad Aérea, firmado por México y Estados Unidos desde el 2007, el cual no ha podido acelerar la certificación de procesos especializados, de mayor valor y aumentar la cadena de proveeduría nacional, en un mercado que vale 60,000 millones de dólares anuales.

Tomás Sibaja, Presidente del Clúster Aeroespacial de Baja California reconoció que las certificaciones dentro del Acuerdo Bilateral de Seguridad Aérea han sido muy lentas y adelantó que ésta será una de las peticiones que harán los estados que tienen industria aeroespacial del país, encabezados por Baja California como líder en el país, en agosto próximo en el marco del Foro Aeroespacial del 2013.

En el marco de la inauguración del primer y único Centro Aeroespacial de Desarrollo Tecnológico CADTE ubicado en el Centro de Asistencia y Servicios Tecnológicos CAST de Conalep Tijuana, Ricardo Domínguez, responsable de la Comisión de Certificación y acreditación aeronáutica del Clúster aeroespacial de Baja California dijo el costo de producir un producto aeroespacial en México es hasta 3 mil veces más barato que en un país desarrollado.

Sin embargo, explicó, este factor no ha sido bien aprovechado por falta de infraestructura y organización por parte de las autoridades mexicanas para certificar procesos especializados y de mayor valor, aseguró.
 
Los gobiernos de México y Estados Unidos firmaron en septiembre de 2007 el acuerdo para promover la seguridad en la aviación y la calidad ambiental. El llamado “Acuerdo Bilateral de Seguridad Aérea”, que ambas naciones negociaron desde 2003, se firmó para permitir a la Agencia Federal de Aviación (FAA) de EU y a la Dirección General de Aeronáutica Civil de la SCT reconocer la capacidad técnica de certificación del otro.

Si bien este acuerdo ha permitido a México atraer mayores inversiones en la industria aeronáutica, para convertirse en uno de los de mayor captación en este sector, no ha podido aprovecharse para atraer procesos de mayor valor, que amplíen la proveeduría en este sector que producirá alrededor de 20 mil aviones por año, según los cálculos del clúster aeroespacial, elaborados con la demanda de esta industria en todo el mundo.

El CADTE inaugurado hoy en Tijuana, será el primero de 4 que se abrirán en esta ciudad en los próximos 4 meses, patrocinados por la empresa Zodiac Aerospace y pretende mejorar la calidad de los estudiantes egresados al familiarizarlos con los procesos en laboratorios equipados y enlazarlos con las empresas de esta rama industrial.

Domínguez resaltó que estos esfuerzos de empresas del ramo deben acompañarse de apoyos de gobierno porque “en México no acabamos de entender que se requiere fortalecer la autoridad aeronáutica. Se le ha invertido pero no es suficiente para abarcar todos los espectros de certificación que se necesitan”.

Para las empresas que están fuera de México que buscan hacer más eficiente su proceso de certificación, manteniendo los niveles de seguridad, el que México tenga esa capacidad les abre muchas posibilidades, pero este factor no se ha aprovechado para detonar la proveeduría nacional que actualmente no alcanza ni el 2 por ciento en la industria aeroespacial.

“Si invertimos en tener una autoridad aeronáutica capacitada, con la estructura necesaria, entonces vamos a poder tener la capacidad de producir lo necesario para abastecer la demanda de un mercado que vale 60,000 millones de dólares”, resaltó Domínguez.

“Por ejemplo, actualmente la Dirección General de Aeronáutica Civil, no tiene más que una oficina de certificación de nuevos productos, con no más de 20 personas, que tienen que atender a los 32 estados del país, a más de 250 empresas aeroespaciales y todos los productos que cada una maneja, es prácticamente imposible para ellos”, explicó Domínguez, quien tiene 35 años de experiencia en la industria.

Reconoció que si México invirtiera más en su infraestructura y en organización para agilizar los procesos de certificación, se podrían atraer “no nada más 4 o 5 empresas aeroespaciales, sino procesos de manufactura completos, productos que tengan mayor complejidad y valor. Hay empresas de Baja California, de Querétaro, Chihuahua que están pidiendo que se reactive el Convenio Bilateral y todavía no lo tenemos”.
 
Con información de Finsat.