Economía

Indicador coincidente sigue desacelerándose; adelantado crece: INEGI

10 febrero 2014 4:51 Última actualización 06 agosto 2013 10:20

 [Archivo] 


 
Notimex
 
En mayo de este año, el Indicador Coincidente para México siguió observando signos de desaceleración al presentar un valor de 100.0 puntos; mientras que el Indicador Adelantado mostró signos de crecimiento, al reportar un valor de 100.2 puntos.
 
El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señala que con cifras oportunas, en mayo pasado el Indicador Coincidente, el cual refleja el estado general de la economía, se ubicó en fase de desaceleración al registrar un valor de 100.0 puntos, lo que representa una disminución de 0.03 puntos respecto al mes anterior.
 
Dicho resultado, indica, es resultado de la evolución de los componentes cíclicos del Indicador de la Actividad Económica Mensual que se ubicó en su fase de desaceleración.
 
Así como del Indicador de la Actividad Industrial, de las Importaciones Totales y del Índice de Ventas Netas al por menor en Establecimientos Comerciales que se posicionaron en su fase de recesión.
 
Por el contrario, la Tasa de Desocupación Urbana y el Número de Asegurados Permanentes en el IMSS se situaron en su fase de expansión.
 
En tanto, el Indicador Adelantado, el cual busca señalar anticipadamente la trayectoria del indicador coincidente, continúa mostrando signos de crecimiento, al registrar un valor de 100.2 puntos y una variación de 0.03 puntos con relación a abril.
 
El Instituto expone en el documento que la cifra oportuna para el Indicador Adelantado en junio se observó una variación de 0.01 puntos con relación a mayo pasado.
 
Destaca que dicho resultado es consecuencia del comportamiento del Índice Standard & Poor´s 500, que se localizó en su fase de expansión, así como de la Tendencia del Empleo en las Manufacturas, de la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio y de las Exportaciones No Petroleras que se encontraron en su fase de recuperación.
 
Por otro lado, agrega, el Tipo de Cambio Real se posicionó en su fase de desaceleración, mientras que el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores en términos reales se ubicó en su fase de recesión.