Economía

Independencia energética de EU se estrella contra costos de shale

Aunque parece que EU podría hallar su independencia energética en el petróleo shale, obstáculos como los costos para productores independientes o el declive de la producción complican el panorama.
Bloomberg
28 febrero 2014 20:34 Última actualización 02 marzo 2014 5:0
[Eagle Ford no llegará a México si no le dan libertad de registrar como activo su explotación de gas shale y así se perderán inversiones./Bloomberg] 

[Eagle Ford no llegará a México si no le dan libertad de registrar como activo su explotación de gas shale y así se perderán inversiones./Bloomberg]

El camino hacia la independencia energética de los Estados Unidos, que se hizo posible gracias a un auge del petróleo shale, será mucho más difícil de lo que parece.

Algunos de los obstáculos son que los productores independientes gastarán este año 1.50 dólares en perforación por cada dólar que recuperan o que la producción de shale declina con mayor rapidez que la de métodos convencionales; harán falta 2 mil 500 nuevos pozos por año tan sólo para sostener una producción de 1 millón de barriles por día en la cuenca de Bakken, en Dakota del Norte, según la Agencia Internacional de Energía.

Basta con tomar el caso de Sanchez Energy Corp. La compañía, que tiene sede en Houston, planea gastar 600 millones de dólares este año, casi el doble de sus ingresos estimados para 2013, en la formación de shale Eagle Ford del sur de Texas, que junto con Dakota del Norte es uno de los centros de un verdadero frenesí de perforación que ha llevado la producción de crudo de Estados Unidos al nivel más alto en casi 26 años. Su pozo de petróleo Sante North 1H produjo cinco veces más agua que crudo, dijo Sanchez Energy en un informe presentado a organismos reguladores el 17 de febrero.

“Empezamos a vivir en un mundo diferente donde obtener más petróleo exige más energía, más esfuerzo y más dinero”, dijo Tad Patzek, presidente del Departamento de Ingeniería de Geosistemas y Petróleo de la Universidad de Texas.

Los perforadores se esfuerzan por mantener el ritmo de un aumento sin precedentes de 39 por ciento de la producción petrolera estadounidense desde fines de 2011. Sin embargo, lograr la autosuficiencia energética de Estados Unidos depende de crédito fácil y de precios del petróleo lo suficientemente altos para cubrir los costos de los pozos. Incluso con el crudo por encima de los 100 dóalres por barril, los productores de esquisto gastan más dinero del que ganan.

Las compañías ya dan muestras de debilidad. Chesapeake Energy Corp., la compañía de la ciudad de Oklahoma que fundó Aubrey McClendon, dio a conocer esta semana ganancias por debajo de las estimaciones de los analistas por el mayor margen en casi dos años. Las acciones bajaron 4.9 por ciento.

Range Resources Corp., que tiene sede en Fort Worth, Texas, declinó 2.3 por ciento luego de anunciar el 25 de febrero que las ganancias del cuarto trimestre bajaron 47 por ciento. QEP Resources Inc., una compañía perforadora con sede en Denver, bajó 10 por ciento después de que las ganancias del cuarto trimestre difundidas el 25 de febrero no alcanzaran las estimaciones de los analistas.

Se estima que las compañías exploradoras de los Estados Unidos gastarán más de 2.8 billones de dólares para 2035 a pesar de que la producción llegará a su punto culminante 10 años antes, dijo la IEA. Medio Oriente gastará menos de la tercera parte de esa suma por tres veces más crudo.