Economía

Independencia de Banxico contribuye a estabilidad macroeconómica: Bernanke

10 febrero 2014 4:11 Última actualización 14 octubre 2013 22:10

[Presidente de Fed participa en festejos de 20 años de autonomía del banco central azteca / Reuters / Archivo]


 
 Marcela Ojeda C.

 
 
A nadie debe sorprender que la independencia del Banco de México ha contribuido a mejorar la estabilidad macroeconómica de este país en las últimas dos décadas, manifestó el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke.
 
 
En un video-mensaje transmitido en el marco de los festejos de los primeros 20 años de autonomía de Banxico destacó la capacidad del instituto central para hacer política monetaria basada en la evaluación de intereses económicos de largo plazo, y no como respuesta a presiones políticas de corto plazo.
 
 
“El amplio consenso entre los economistas, con el considerable apoyo de la evidencia empírica, sostiene que la credibilidad y eficacia de un banco central mejoran cuando se tiene esa capacidad.
 
 
“Los beneficios de un marco monetario sólido son mayores cuando se combina con buenas políticas fiscales, regulatorias y comerciales”, enfatizó el banquero central estadounidense.
 
 
Durante la cena privada con la que culminó el primer día de la “Conferencia Internacional Independencia de los Bancos Centrales-Avances y Retos”, Bernanke señaló que al igual que en México, los beneficios de la independencia del banco central en los Estados Unidos han incluido la inflación a la baja.
 
 
También expectativas de inflación bien ancladas, y una mayor credibilidad de la política monetaria, lo cual contribuye a un entorno económico global más estable.
 
 
“De hecho, durante la reciente crisis financiera y la consiguiente recesión, la Fed ha sido capaz de tomar medidas de política monetaria agresiva para ayudar a estabilizar la economía sin abandonar  las expectativas de inflación de más largo plazo”, subrayó.
 
 
Asimismo destacó que un mejor marco de política monetaria, junto con las reformas efectuadas hasta ahora, han ayudado a reducir la vulnerabilidad de México ante crisis financieras.
 
 
Dijo que cuando la reciente crisis financiera en Estados Unidos y otras economías avanzadas amenazó con extenderse a México, la credibilidad de la que goza el Banco de México le permitió contrarrestar la debilidad económica relajando las condiciones monetarias.
 
 
“Pese a que la inflación general se ubicaba por encima del rango de su meta, un recorte en su tasa contribuyó a estabilizar la economía, y a finales de 2010, la producción mexicana regresó a los niveles que tenía antes de la crisis”.
 
 
Bernanke anotó que este tipo de fuertes medidas de política contracíclica probablemente no habrían sido factibles en México hace unas décadas.
 
 
“Con poca credibilidad en la lucha contra la inflación y un sector financiero inmaduro, en años anteriores la autoridad monetaria a menudo se veía obligada a responder ante una crisis con el endurecimiento de las condiciones monetarias, en vez de relajarlas, en un esfuerzo por limitar la fuga de capitales, la depreciación del tipo de cambio, y el aumento de la inflación”.
 
 
Finalmente, al desear que el Banxico continúe exitosamente sus trabajos para estabilizar y fortalecer la economía mexicana, Bernanke destacó el liderazgo del Gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, en la política económica y en varias funciones clave.
 
 
Hizo énfasis en que ha sido fundamental en la consolidación de los avances que México ha logrado en las últimas dos décadas, y en la construcción de un “impresionante historial en la comunidad política internacional en general:
 
 
“Actualmente es el presidente del Consejo Consultivo del Banco Internacional de Pagos (BIS) para las Américas; recientemente fue nombrado presidente del Comité Consultivo Económico del BIS y la Reunión de Economía Mundial, y en 2012 desempeñó un papel clave en el éxito de la Presidencia de México en el G-20.