Economía

Impuesto a comida chatarra provoca cierre de empresas pequeñas

La disposición, cuyo cumplimiento será vigilado por la Cofepris, pretende mejorar la salud alimentaria a través de una población mejor informada sobre los riesgos del consumo de alimentos de bajo valor nurtimental, reconoció el presidente de la Cámara Alimenticia de Jalisco, Felipe Gómez García.
Gabriela Chávez / Coresponsal
31 mayo 2014 15:53 Última actualización 31 mayo 2014 16:5
[Tiendas de abarrotes, papelerías y farmacias reportaron una disminución de casi del 60% de sus ventas/Bloomberg] 

El impuesto “sin duda se convirtió en un sobreprecio al consumidor”, señala la Cámara Alimentacia de Jalisco. (Bloomberg/Archivo)

GUADALAJARA.- Cerca de 14 empresas pequeñas del ramo de confitería, bebidas y botanas cerraron al no poder sostener su nivel de ventas debido al Impuesto Especial Sobre Productos y Servicios (IEPS) señaló el presidente de la Cámara Alimenticia de Jalisco, Felipe Gómez García.

Informó que durante el presente año las empresas del sector, donde esta entidad tiene una importante participación, sufrieron una caída de 15 por ciento en la comercialización por el gravamen a los llamados “alimentos chatarra”, en vigor desde enero del 2014.

Destacó que el impuesto “sin duda se convirtió en un sobreprecio al consumidor”.

Gómez García indicó que el objetivo del organismo empresarial será apoyar a los emprendedores para desarrollar compañías competitivas en el ámbito nacional e internacional y ayudar a que éstas logren vincularse con proveedores agrícolas.

En otro tema, Gómez García exhortó a las empresas de alimentos a revisar la nueva reglamentación en materia de etiquetado.

Ésta obligará a todos los productores a utilizar el “etiquetado frontal” mediante el cual deberán informar a los consumidores sobre el total de calorías, grasas saturadas y sodio de los alimentos contenidos en el envase y lo que representan en una dieta diaria recomendada, no sólo el contenido por porción como se acostumbraba.

La disposición, cuyo cumplimiento será vigilado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), pretende mejorar la salud alimentaria a través de una población mejor informada sobre los riesgos del consumo de alimentos de bajo valor nurtimental, reconoció el directivo.

Las nuevas disposiciones entrarán en vigor en febrero de 2015.