Economía

Importante preservar el salario real, advierte el CEESP

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado aseguró que la urgencia no está en incrementar el sueldo mínimo, sino que es necesario vigilar el poder adquisitivo y controlar la inflación.
poder adquisitivo

poder adquisitivo

Cuidar el salario real y el empleo debe ser un mandato para todos los jugadores en la economía del país por lo que mantener bajo control la inflación y la estabilidad macroeconómica son prioridad, advirtió el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Ante las discusiones sobre la necesidad de aplicar nuevos aumentos al salario mínimo, la preocupación debe estar en cuidar el salario real a través de la vigilancia de los precios al consumidor para contener la inflación, expuso Luis Foncerrada, director del organismo.

“Si la inflación termina el año en 5.5 por ciento, la ganancia del poder adquisitivo sería del 9.3 por ciento comparada con los niveles de enero de 2015”, señaló en conferencia de prensa.

Asimismo, explicó que esto implicaría una disminución desde la ganancia de 13.7 por ciento que alcanzó el poder adquisitivo en enero de 2017 tras el aumento del salario y la inflación, la cual se dio todavía sin reflejar la liberalización de los precios de la gasolina.

Actualmente 500 mil trabajadores formales reciben el salario mínimo, y más de dos millones de empleados se encuentran en la informalidad, sin embargo, el especialista descartó la urgencia por aplicar un incremento al SMG, ya que este aún conserva una ganancia en el poder adquisitivo respecto a los niveles de enero de 2015.

Además, advirtió que se debe programar para evitar presiones inflacionarias y más que una política de alzas salariales, “lo importante es cuidar el salario real y el empleo. Lo relevante es cuánto puede comer la familia y eso depende de los precios, aunque también del incremento de los salarios”, dijo durante la presentación del foro “True Economic Talks: Afrontando el Cambio”, que se llevará el próximo 11 de mayo.


BUEN BALANCE MACROECONÓMICO HASTA HOY

En un balance sobre la situación macroeconómica del país, el especialista reconoció el esfuerzo de las autoridades hacendarias para sanear las finanzas públicas con la contención del gasto que permitirá rebasar la meta del superávit fiscal primario de 0.4 por ciento al finalizar el año, aunque advirtió es necesario tener cuidado en la balanza de pagos ante la reducción en la producción de petróleo que ha debilitado las exportaciones del hidrocarburo.

Su pronóstico para el crecimiento de la economía dijo, es “conservador de 1.7 por ciento” y para la inflación la ubica en 5.5 por ciento, con la expectativa de que la política monetaria de Banco de México iguale los movimientos alcistas de su contraparte en Estados Unidos, esperando dos aumentos más en el año de un cuarto de punto cada una. Lo que dejaría a las tasas en Estados Unidos en 1.5 por ciento al finalizar el año y en México en 7.0 por ciento.

“Si efectivamente el gasto público se mantiene y se logra el superávit fiscal primario, no debería haber razones para que el tipo de cambio se modifique y por lo tanto la confianza de los inversionistas se debe mantener y por lo tanto no habría que subir más las tasas de interés y la inflación podría converger en el 5.5 por ciento”, señaló.