Economía

IMEF pide al Gobierno verdadero programa
de austeridad

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas pide eliminar “gastos dispendiosos y prescindibles” como los servicios de telefonía celular, así como la compra y servicio de automóviles.
Jeanette Leyva
10 enero 2017 14:12 Última actualización 10 enero 2017 14:12
Adriana Berrocal, presidenta del IMEF. (Especial)

Adriana Berrocal, presidenta del IMEF. (Especial)

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) pidió al gobierno federal cumplir con un verdadero programa de austeridad del gasto, que contemple la disminución de dependencias, programas superfluos y gasto corriente, acompañado de un frontal combate a la corrupción y su impunidad.

Además de forma específica, limiten o cancelen de manera inmediata “gastos dispendiosos y prescindibles” como son los servicios de telefonía celular en todo el aparato administrativo gubernamental y la compra y servicio de automóviles.

También realice una compactación física de espacios de las oficinas gubernamentales y eliminación de oficinas privadas para funcionarios que no lo requieran, dejen de tener inmuebles en arrendamiento y limiten el horario de trabajo en todas las dependencias gubernamentales y a todos los niveles.

Lo anterior, con el objetivo de realizar un ajuste significativo y tangible que sea congruente con la coyuntura, explicó Adriana Berrocal, presidenta entrante del IMEF.

El plan de austeridad dijo deberá estar acompañado de transparencia de información para dar seguimiento a su cabal cumplimiento.

Respecto a las implicaciones del alza en el precio de las gasolinas y de acuerdo con análisis preliminares de los comités técnicos del IMEF, Berrocal González explicó que se tendrá un impacto de alrededor de 60 puntos base (0.6 por ciento) en la inflación de la primera quincena de enero.

Los especialistas en materia energética y fiscal del IMEF, destacan la necesidad de ajustar los precios de los combustibles en México como parte del proceso de liberalización de este mercado, el cual traerá beneficios a largo plazo.

Para ello, esta medida tendrá que ir emparejada con un nivel de responsabilidad para aprovechar los ingresos adicionales que generará la eliminación del subsidio a los precios de las gasolinas e invertirlos en infraestructura básica que impulse el crecimiento económico y atraiga inversiones, pero ante todo, el IMEF apremia a un mayor nivel de austeridad y disminución del gasto corriente en el gobierno.