Economía

IMCO pide intervención de la Cofece en licitaciones para nuevo aeropuerto en el DF

Juan Pardinas, director del instituto, señaló que la participación de la Comisión Federal de Competencia sería para evitar errores como sucedió con la cancelación del tren México-Querétaro.
Isabel Becerril
22 abril 2015 13:41 Última actualización 22 abril 2015 13:42
Presentan plan ambiental e hídrico para el nuevo AICM

Semarnat y Conagua presentaron el plan maestro ambiental y el plan hídrico de construcción del nuevo AICM; el proyecto operará con energía 100 por ciento limpia a partir del año 2020 y usará 100 por ciento de aguas residuales.

CIUDAD DE MÉXICO.- El nuevo aeropuerto de la Ciudad de México es una obra que necesita la ciudad, el país y la economía, por lo que debe cuidarse su ejecución para evitar que el proyecto resulte malo y caro, consideró Juan Pardinas Carpizo, director general del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

El directivo dijo que en las licitaciones que se realicen para la construcción del nuevo aeropuerto debe involucrarse a la Comisión Federal de Competencia (Cofece), a fin de evitar errores como sucedió como la cancelación del tren México-Querétaro.

Además indicó que en este país ya es una constante ver obras de infraestructura ineficientes que no benefician a la ciudadanía y que le significan mayores costos al erario público.

En conferencia de prensa, Ana Ogarrio, consultora del IMCO, acusó que existe poca información sobre cómo se llevará a cabo la construcción del Aeropuerto de la Ciudad de México, por ejemplo se desconoce si existe un plan de financiamiento contingente o si se tiene contemplado sumar socios al proyecto que aporté capital privado.

Anotó que en las contrataciones públicas para la cristalización de esta obra es donde existe el mayor riego de corrupción y mal uso de los recursos públicos.

De igual forma expresó que la distribución de los slots puede ser un mecanismo para promover o bien limitar la competencia entre aerolíneas, en perjuicio de los consumidores.

En la presentación de las observaciones de cómo se realiza este proyecto, realizadas por el Observatorio Ciudadano, integrado por el IMC, el CEMDA y el CTS Embarq, se desprendió que no sólo existe falta de información en la parte económicamente también de medio ambiente e inclusión social.

Gustavo Alanís Ortega, del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), puntualizó que este proyecto se enfoca en el desarrollo de obras de infraestructura hidráulica, pero no en una gestión integrada de los recursos hídricos; además que no se conocen los estudios técnicos que sustentan la aseveración de que los proyectos hidráulicos desarrollados por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) resolverán el problema de las inundaciones.

Asimismo, expresó que no se han hecho públicos los detalles de los proyectos de energía solar y biogás que cubrirán las necesidades energéticas del aeropuerto.

Adriana Lobo, directora general del Centro de Transporte Sustentable EMBARQ México (CTS EMBARQ México), aceptó que el proyecto es una gran oportunidad de desarrollo en todos los ámbitos, pero también existe el riesgo de que tenga efectos negativos para los habitantes de la zona.

De igual forma, anotó que la construcción del nuevo Aeropuerto fomentará una expansión de la mancha urbana, lo que requiere de una adecuada planeación para evitar que se creen cinturones de pobreza o que se exacerbe el desabasto de agua.