Economía

Inflación convergerá a meta de 3% a principios de 2015: Carstens

Tras comparecer ante diputados, el gobernador del Banco de México calificó de "muy buena" la baja de la inflación anual en la primera quincena de marzo, al ubicarse en 3.89%; durante la inédita comparecencia reconoció rezagos en banca electrónica.
Reuters y Notimex
26 marzo 2014 15:6 Última actualización 26 marzo 2014 15:41
Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, compareció hoy por primera vez ante la Cámara de Diputados. (Cuartoscuro)

Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, compareció hoy por primera vez ante la Cámara de Diputados. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- La inflación anual en el país se mantendrá por debajo del 4.0 por ciento en lo que resta del año y convergerá hacia la meta oficial de 3 por ciento más/menos un punto porcentual a principios de 2015, afirmó el gobernador del Banco de México, Agustin Carstens.

Nosotros esperamos que la inflación se mantenga por debajo de 4 por ciento por el resto del año, quizá fluctuando alrededor de ese nivel, pero se va a dar una convergencia mucho más clara al inicio del año entrante”, dijo Carstens tras comparecer por primera vez en la Cámara de Diputados.

Calificó como “muy buena” la baja que tuvo la inflación anual en la primera quincena de marzo, al ubicarse en 3.89 por ciento, luego del 4.26 por ciento registrado en la segunda quincena de febrero, pues es un nivel por debajo del límite máximo de 4.0 por ciento del objetivo inflacionario para 2014.

Tras comparecer ante la Comisión de Hacienda y Crédito Público, destacó que este resultado refleja que se están diluyendo los efectos de la reforma fiscal y del alza de algunos de los precios y tarifas sobre la población.

La cifra de 3.89 por ciento fue muy buena, y sí implica que varios de los efectos distorsionantes que afectaron la inflación a finales de diciembre, y en enero se han venido diluyendo”, añadió.


REZAGO EN BANCA ELECTRÓNICA
Durante la comparecencia ante diputados, Carstens reconoció que los sistemas de pagos electrónicos están rezagados en México, pues la penetración del mercado de tarjetas es inferior a lo que se observa en otros países.

El gobernador del Banco de México expuso que el número de tarjetas por habitantes en México es de 1.0, con un rezago de 52 por ciento respecto a la media internacional, que es de 1.6 tarjetas.

En tanto, el país tiene sólo cinco mil 346 terminales puntos de venta (TPV), es decir, una brecha de 184 por ciento respecto los 15 mil 188 del promedio internacional, agregó al exponer la nueva regulación que emitió el Banxico junto con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en cumplimiento a lo dispuesto por la reforma financiera.

Al explicar las disposiciones sobre cámaras de compensación para pagos con tarjetas, expuso que el rezago en el pago con tarjetas al año por habitante es de 317 por ciento respecto a la media, mientras que el valor de las transacciones con tarjeta como proporción del consumo privado en México es de 9.0 por ciento, mientras que a nivel internacional es de 35 por ciento.

“Sin duda es claro que tenemos un rezago muy importante y tenemos que hacer un diagnóstico para después tomar las medidas que remedien esta circunstancia”, señaló Carstens en la comparecencia conjunta con el presidente de al CNBV, Jaime González Aguadé.

Explicó que entre las causas de este rezago de los sistemas de pago electrónicos están las restricciones contractuales a la participación en servicios, tanto de emisión de tarjetas como de recepción de pagos, y la integración vertical en el mercado por parte de los grandes bancos.

Además, altos costos de operación que inhiben las transacciones de montos bajos; precios diferenciados en función de características particulares de los participantes; y pocos incentivos para generar y adoptar innovación.

Por su parte, al fijar sus posturas, legisladores de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT), Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza advirtieron que los servicios financieros que ofrece la banca a micro, pequeños y medianos empresarios así como a tarjetahabientes y usuarios en general se encuentran por debajo de los estándares internacionales, y las comisiones que cobran son demasiado altas.

​En Twitter, el diputado por Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía, dio una opinión por la comparecencia de Carstens ante la Cámara baja: