Economía

Iberdrola y Repsol instalarán planta
de biogás en México

AlgaEnergy, que ya cuenta con una planta de producción en el sur de España, es propiedad de estas dos compañías españolas, pero esperan expandirse a los mercados latino y estadounidense.
Bloomberg
26 febrero 2014 17:12 Última actualización 26 febrero 2014 17:25
planta de algas

Algas son una nueva opción para crear biocombustible./(Bloomberg)

AlgaEnergy, perteneciente a las compañías españolas Repsol e Iberdrola, está en pláticas con socios potenciales para instalar en México una planta que surta a los mercados de América con gas de biomasa hecho de algas.

Augusto Rodríguez-Villa, director general de AlgaEnergy, vendrá a México la próxima semana para reunirse con ejecutivos de compañías locales para discutir sobre un proyecto conjunto y construir una planta de un millón de litros de biomasa, dijo en una entrevista.

“Queremos poner un pie en México para así expandirnos en Latinoamérica y los Estados Unidos desde ahí. La empresa conjunta contará con nuestros conocimientos y nuestro futuro socio financiará la creación de la primera planta de producción” dijo Rodríguez-Villa en entrevista telefónica ayer desde Madrid, donde AlgaEnergy tiene su base.

La Agencia Internacional de Energía estima que los biocombustibles deben aportar cerca de 27 por ciento de los combustibles para motores en todo el mundo para 2050, frente al 3 por ciento del 2012, para así reducir la dependencia al petróleo crudo y las emisiones de carbón.

Biocombustibles hechos con cultivos comestibles como el maíz, han sido culpados por la escasez de alimentos, estimulando el interés en las algas, las cuales no necesitan tierra agrícola y pueden ser hechas usando aguas residuales.

El próximo mes AlgaEnergy empezará a operar una planta de 9.6 millones de dólares que se está construyendo en Arcos de la Frontera, en la región sur de España.

La instalación comenzará con una capacidad de 350 mil litros con una rampa que se eleve a un millón de litros con una producción anual de cien toneladas métricas de biomasa para fin de año, dijo Rodríguez-Villa.

Los gases de la planta de 1.6 gigawatt de Iberdrola combinados con el poder del ciclo combinado de la planta, alimentará a los cultivos de alga. Repsol acordó la compra de la producción de petróleo de algas para convertirlo en biodiesel de segunda generación.