Economía

Humo blanco en Grecia; ya hay acuerdo de rescate por 85 mil millones de euros

Después de 23 horas, funcionarios griegos anunciaron que ambas partes habían acordado un programa de rescate, aunque hay que afinar los detalles. El financiamiento fue pactado a tres años por 85 mil millones de euros que serían desembolsados el 20 de agosto.
Reuters
11 agosto 2015 7:12 Última actualización 11 agosto 2015 7:50
Grecia

Funcionarios griegos dijeron que esperan que el acuerdo sea ratificado por el Parlamento el miércoles o el jueves y que luego sea revisado por los ministros de Finanzas de la Zona Euro el viernes. (Bloomberg)

ATENAS.- Grecia y sus acreedores internacionales alcanzaron un acuerdo de rescate por 85 mil millones de euros tras unas negociaciones maratónicas que duraron toda la noche, dijeron las autoridades, elevando la esperanza de que la ayuda pueda ser desembolsada antes de un gran pago de deuda que vence en unos días.

Después de una sesión de 23 horas que comenzó el lunes por la tarde, los funcionarios griegos salieron de un hotel en el centro de Atenas para anunciar que ambas partes habían acordado los detalles del rescate, aunque queda por resolver un par de asuntos menores.

"Finalmente, tenemos humo blanco", dijo un funcionario del Ministerio de Finanzas. "Se ha alcanzado un acuerdo. Algunos detalles menores se están discutiendo en este momento".


El rescate de 85 mil millones de euros salva al país de la ruina financiera y aviva la esperanza de que Atenas pueda pagar una deuda que vence la semana que viene.

Funcionarios griegos dijeron que esperan que el acuerdo sea ratificado por el Parlamento el miércoles o el jueves y que luego sea revisado por los ministros de Finanzas de la Zona Euro el viernes.

Esto allanaría el camino para que la ayuda sea desembolsada para el 20 de agosto, cuando vence un pago de deuda de tres mil 200 millones de euros al Banco Central Europeo.

Un acuerdo cerraría un capítulo doloroso en las negociaciones de ayuda para Grecia, que se opuso a los términos de austeridad exigidos por sus acreedores durante gran parte del año antes de ceder bajo la amenaza de ser sacada de la zona euro.

Sin embargo, los recelos populares son profundos en Alemania, el país de la zona euro que más ha contribuido a dos rescates de Grecia desde el 2010, y que aún debe canalizar más dinero para Atenas.

Durante las conversaciones ambas partes acordaron metas fiscales finales que deben regir el esfuerzo de rescate, apuntando a un superávit de presupuesto primario -que excluye el pago de intereses- desde 2016, dijo un funcionario del gobierno.

Adaptado de un escenario base anterior, los objetivos prevén un déficit primario del presupuesto de 0.25 por ciento del Producto Interno Bruto en 2015, un superávit de 0.5 por ciento desde 2016, de 1.75 por ciento en 2017 y de 3.5 por ciento en 2018, dijo el funcionario.

Hacer frente a una montaña de préstamos no rentables en el sector bancario fue uno de los puntos de fricción en las negociaciones.

Atenas quería crear un "banco malo" para asumir los préstamos con problemas, mientras que los acreedores querían que los préstamos no rentables fueran empaquetados y vendidos a fondos de deuda en dificultades. No estaba claro de inmediato cómo se resolvió el tema.

Los funcionarios también discutieron sobre cómo crear un fondo de riqueza soberana en Grecia diseñado para reunir 50 mil millones de euros de las privatizaciones, de los cuales tres cuartas partes serían utilizadas para recapitalizar a los bancos y reducir la deuda.

Ambas partes acordaron desregular el mercado de gas natural de Grecia, dijeron fuentes del Ministerio de Finanzas.