Economía

HSBC se queda
en Gran Bretaña

Por unanimidad, el Consejo del grupo HSBC decidió dejar su base en Londres y no reubicarla en Hong Kong, puesto que la capital británica es uno de los principales centros financieros a nivel mundial, por lo que es idónea para ser la sede del banco.
Reuters
14 febrero 2016 17:32 Última actualización 14 febrero 2016 17:32
hsbc

HSBC conservará a Londres como la sede del núcleo del grupo bancario. (Bloomberg)

El banco HSBC dijo este domingo que decidió mantener su sede en Gran Bretaña, tras una revisión sobre un potencial cambio que habría trasladado la base del grupo a Hong Kong.

La decisión de quedarse en el país le da un impulso al estatus de Londres como centro financiero global, que ha enfrentado normas más duras desde la crisis financiera al igual que costos más altos.

"La decisión del Consejo fue unánime", dijo el mayor banco de Europa en un comunicado tras una reunión en la capital británica.

"Londres es uno de los centros financieros internacionales principales y hogar de un talento internacional altamente capacitado. Por lo tanto, sigue estando posicionado de una manera ideal para ser la sede de una institución financiera global como el HSBC", agregó.

El anuncio tiene lugar tras una tumultuosa semana para los bancos europeos, cuyas acciones cayeron por temores a una desaceleración económica y al impacto de un prolongado período de tasas de interés bajas o negativas.

Las acciones del HSBC retrocedieron un 18 por ciento desde comienzos del año y un 30 por ciento desde abril, cuando el grupo comenzó la revisión de dónde establecer su sede, afectadas por el crecimiento económico chino más lento y sus continuas turbulencias bursátiles.

Los inversores de HSBC habían alentado al banco a considerar irse de Gran Bretaña, en parte por un impuesto a los balances globales bancarios implementado tras la crisis financiera del 2007-2009, aunque en julio el país redujo el gravamen.

HSBC se trasladó de Hong Kong a Londres en 1993 cuando compró Midland Bank. Analistas habían estimado el costo del regreso a Asia en entre mil 500 y 2 mil 500 millones de dólares.