Economía

Homologación de salarios no frenó al empleo

De acuerdo con el IMSS, el ajuste de los salarios aplicados en las áreas geográficas del país no detuvo la generación del empleo formal, pese a que los patrones incrementaron el salario.
Zenyanzen Flores
13 junio 2016 22:1 Última actualización 14 junio 2016 5:0
Fachada de las oficinas del IMSS en Reforma. (Cuartoscuro)

Datos del IMSS reflejan que de octubre de 2015 a mayo de 2016, el empleo reportó tasas de crecimiento en 19 estados que conformaban el área geográfica B. (Cuartoscuro)

La homologación de áreas geográficas que se concretó en octubre de 2015, y que implicó un aumento del salario mínimo en 21 estados que conformaban el área B, no frenó la generación de empleo formal a pesar de que los patrones de esas entidades tuvieron que subir el salario de 68.28 a los 70.10 pesos diarios vigentes en el área geográfica A.

Datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reflejan que de octubre de 2015 a mayo de 2016, el empleo reportó tasas de crecimiento en 19 estados que conformaban el área geográfica B, en rangos que van del 0.17 (Chiapas) hasta 8.1 por ciento (Quintana Roo).

En el periodo de referencia, sólo Campeche y Tabasco registraron pérdida de empleo con decremento de 11.3 y 8.2 por ciento, respectivamente, aunque la baja en la generación de empleo en esas entidades está relacionada con la industria petrolera.

aumento del empleo

En abril de 2015 el salario mínimo del área geográfica B aumentó 2.7 por ciento o 1.8 pesos, por lo que pasó de 66.45 a 68.28 pesos diarios; la misma acción se repitió en octubre del año pasado para cerrar la brecha con el área A y fijar un salario mínimo único en el país de 70.10 pesos.

Raymundo Campos Vázquez, investigador del Colegio de México, indicó que la homologación de las áreas comenzó en noviembre de 2012 cuando se registró un aumento de 2.9 por ciento en el salario mínimo de los trabajadores que pertenecían al área B y que pasaron al área A, el cual no impactó negativamente en términos de participación laboral o mayor informalidad.

“Si el salario mínimo de partida es bajo y se consideran incrementos modestos los impactos negativos podrían eliminarse o reducirse sustancialmente”, sostuvo.