Economía

Heredera de Nina Ricci
es hallada culpable de fraude fiscal en caso de HSBC en Suiza

La heredera de la casa de modas y perfumes Nina Ricci, Arlette Ricci, fue condenada a tres años de prisión y al pago de fuertes multas e impuestos atrasados luego de ser hallada culpable de ocultar millones de euros en cuentas bancarias de HSBC en Suiza.
Agencias
13 abril 2015 9:23 Última actualización 13 abril 2015 10:3
Jean-Marc Fedida, abogado de Arlette Ricci

Jean-Marc Fedida, abogado de Arlette Ricci, está por decidir si apelará. (Reuters)

PARÍS.- Una tribunal de París halló culpable a la heredera del negocio de perfumes y moda Nina Ricci de evasión fiscal y lavado de dinero en un juicio de alto perfil generado a partir de listas filtradas de personas que usaron los servicios del banco HSBC en Suiza.

Arlette Ricci, la nieta de 73 años de Nina Ricci, fue sentenciada a tres años de cárcel, con la suspensión de un año, y se le fijó una multa de un millón de euros (1.05 millones de dólares) y la confiscación de dos propiedades por valor de cuatro millones de euros, en un veredicto leído por un juez en una Corte criminal.

Ricci fue juzgada por cargos de haber escondido más de 22 millones de dólares de las autoridades tributarias francesas usando cuentas y entidades en el extranjero basadas en Panamá.


La subsidiaria suiza de HSBC está siendo investigada por magistrados franceses que sospechan de un fraude tributario a gran escala.

En un caso llamado "Swissleaks", la unidad de banca privada en HSBC en Suiza está siendo investigada junto a decenas de individuos acaudalados cuyos nombres aparecieron en listas de nombres de cerca de tres mil clientes filtrados a autoridades francesas por el exempleado de HSBC Herve Falciani.

El fallo fue el primero de alguien famoso que tuvo que ver con el llamado escándalo "Swissleaks", que surgió luego que un exempleado de HSBC, Herve Falciani, reveló a las autoridades miles de nombres de presuntos evasores fiscales. Se espera que sigan otros juicios relacionados.

El tribunal ordenó a Ricci, un abogado y dos empresas que paguen millones de euros en impuestos atrasados.

Su abogado está por decidir si apelará.