Economía

Heladas dejaron pérdidas catastróficas en el campo guanajuatense

12 febrero 2014 4:59 Última actualización 15 abril 2013 9:41

 [Cuartoscuro] Los daños ascienden a 1,500 mdp y afectaron a 12,000 productores. 



Édgar Amigón
 


CIUDAD DE MÉXICO.-- El sector rural de Guanajuato se encuentra devastado, luego de que las heladas que se presentaron el mes pasado dejaron daños considerables en 70,000 hectáreas, con pérdidas económicas que se estiman en 1,500 millones de pesos, aseguró el secretario de Desarrollo Agropecuario de la entidad, Javier Usabiaga Arroyo.
 
 
"Hemos tenido una helada muy fuerte y atípica los días 3, 4 y 5 de marzo, que nos han arruinado totalmente la cosecha, fundamentalmente de trigo y de cebada en el ciclo otoño-invierno; las afectaciones fueron en 70,000 hectáreas", y se calcula que alrededor de 32,000 hectáreas tienen pérdidas totales, afirmó el funcionario.
 
 
En entrevista con El Financiero Bajío, el exsecretario de Agricultura estimó que lo anterior se traduce en un daño económico de entre 1,400 y 1,500 millones de pesos.
 
 
Manifestó que los efectos negativos de las heladas se sintieron en la zona de los 22 municipios que son el cinturón agrícola del ciclo otoño-invierno. "En el ciclo primavera-verano prácticamente se siembra todo el estado, pero en el ciclo otoño-invierno, por las bajas temperaturas, únicamente se siembra el centro-sur-occidente del estado", precisó.
 
 
De acuerdo con el funcionario del gobierno guanajuatense, unos 12,000 productores fueron perjudicados por las heladas, pues en Guanajuato la superficie está muy pulverizada y se encuentra en manos de los productores, no hay renta como en otros estados de la República.
 
 
Al preguntarle si esta situación pone en riesgo el abasto interno de algunos productos, Usabiaga Arroyo reconoció que sí; por lo tanto, se recurrirá a las importaciones de algún tipo de trigo.
 
 
"Guanajuato es deficitario en trigo, pero somos superavitarios en trigos cristalinos. El estado produce básicamente trigos blancos, trigos suaves, en esos sí se verá afectada la producción, ese trigo se usa fundamentalmente para hacer galletas y se abastece normalmente de la cosecha de Guanajuato y de Michoacán y Jalisco.
 
 
"Desafortunadamente, este año sí habrá escasez de esa variedad, que será sustituida por importaciones", por lo que --destacó-- es necesario crear la cultura de seguro, ya que el Estado mexicano "no puede absorber el riesgo de una actividad catastrófica, como son las actividades primarias, la agricultura, la ganadería, la pesca, las cuales son actividades catastróficas por naturaleza".
 
 
La situación del campo es irreversible, por lo que insistió en que se debe recurrir al seguro, siempre y cuando se abarate su costo y verdaderamente sea un beneficio para los productores.
 
 
Reconoció que en la actualidad el seguro "representa un costo altísimo porque es caro, porque no hay la suficiencia ni hay el manejo del riesgo; no hay fechas de siembra; no hay limitaciones; no hay promedios de producción por zonas; no se puede asegurar lo mismo en un municipio que en otro ni en un estado que en otro, hay diferentes parámetros".
 
 
En cuanto al papel que deben jugar las autoridades estatales y federales en apoyo a los productores, Javier Usabiaga señaló que se está tratando de paliar las necesidades de los productores, pero la "situación rebasa la capacidad de los gobierno estatal y federal, son pérdidas catastróficas que por su misma naturaleza son terribles".
 
Con información de El Financiero Bajío