Economía

Hay señales de exuberancia en los mercados: BIS

Claudio Borio, jefe del departamento Monetario y Económico del Banco de Pagos Internacionales, declaró que la perspectiva de bajas tasas también ha planteado dudas sobre la rentabilidad de los bancos.
Jassiel Valdelamar
18 septiembre 2016 15:53 Última actualización 18 septiembre 2016 15:54
Divisas (Bloombegr)

Divisas (Bloombegr)

La perspectiva de bajas tasas de interés durante un mayor tiempo ha tenido un doble efecto en los mercados: ha fomentado el giro hacia la renta variable y una búsqueda de rendimientos más amplia, generando las habituales señales de exuberancia.

Así lo afirmó Claudio Borio, Jefe del Departamento Monetario y Económico del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés), en la presentación del informe trimestral del organismo, quien agregó que la perspectiva de bajas tasas también ha planteado serias dudas sobre la rentabilidad de los bancos.

En su opinión, la recuperación que muestran los mercados ha despertado sentimientos encontrados: más garrote que zanahoria, más empuje que tirón, más frustración que alegría, lo que explica la persistente pregunta acerca de si los precios del mercado reflejan plenamente los riesgos futuros.


“En los últimos días parecen haberse intensificado las dudas sobre las valoraciones, que sólo el tiempo resolverá”, indicó.

Una de las explicaciones de la efervescencia de los mercados es la interacción de las decisiones de los bancos centrales con las decisiones de inversión de los participantes en los mercados.

El informe destaca que los bancos centrales, mediante una combinación de tasas de interés oficiales cercanas a cero o incluso negativas, compras de activos a gran escala y orientación de expectativas (forward guidance), han estado intentando relajar las condiciones financieras con miras a estimular la economía y, sobre todo, a elevar la inflación hasta niveles más cercanos a sus objetivos numéricos.

El BIS argumenta que los bancos centrales se han sobrecargado durante mucho tiempo y los mercados financieros se han vuelto más dependientes de ellos, por lo que es fundamental conseguir una combinación de políticas más equilibrada para guiar a la economía mundial hacia una expansión más robusta, equilibrada y sostenida.