Economía

Hay pocas señales de avance en quinta ronda de TLCAN

De acuerdo con una fuente bien posicionada en las conversaciones de la renegociación del tratado que habló con la agencia Reuters, los negociadores siguen con su postura de modernizar el TLCAN, pero no avanzan con las exigencias estadounidenses.
Reuters
18 noviembre 2017 19:2 Última actualización 18 noviembre 2017 19:3
TLCAN

La quinta ronda de negociaciones del TLCAN acabará el martes. (Foto: Reuters).

Los negociadores que apuestan fuertemente a la modernización del TLCAN hasta ahora han mantenido su talante, pero no están avanzando mucho respecto a las duras demandas estadounidenses que podrían hundir el pacto comercial de 1994, dijo el sábado una fuente bien posicionada en las conversaciones.

Funcionarios de Estados Unidos, Canadá y México se reúnen en Ciudad de México para la quinta de un total de al menos siete rondas previstas con el objetivo de actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), del que el presidente estadounidense, Donald Trump, ha amenazado retirarse.

El tiempo se está agotando para sellar un acuerdo antes de la fecha límite de finales de marzo de 2018. Los funcionarios dicen que las elecciones presidenciales mexicanas del próximo año significan que las conversaciones posteriores a esa fecha no serán posibles.

La administración de Estados Unidos ha hecho una serie de demandas que los demás miembros consideran inaceptables, como una cláusula de suspensión de cinco años y el endurecimiento de las llamadas reglas de origen para aumentar el componente de autos de América del Norte al 85 por ciento desde el 62.5 por ciento actual.

"Se mueve muy lento, pero no hay 'fuegos artificiales' (señales de avance)", dijo una fuente canadiense con conocimiento de las conversaciones, y agregó que "no hubo mucha plática" sobre las propuestas más polémicas de Estados Unidos.

A las pocas horas de que comenzaran formalmente las conversaciones el viernes, Canadá se quejaba de inflexibilidad por parte de Estados Unidos.

Hasta el momento, los funcionarios han debatido sobre otros temas como mano de obra, género, propiedad intelectual, energía y telecomunicaciones, pero es demasiado pronto para decir si habrá algún avance en esta ronda, agregó la fuente. Las conversaciones finalizarán el próximo martes.

"El clima está bien, estamos trabajando bien", dijo el principal negociador mexicano Ken Smith a periodistas. Un funcionario de uno de los países negociadores dijo que el espíritu detrás de escena era, en general, agradable.

Aunque el estado de ánimo en la quinta ronda ha estado más calmado que las tensas escenas vistas el mes pasado durante la cuarta ronda en Arlington, Virginia, las negociaciones ahora están más allá del punto medio de un cronograma inicial con pocas señales claras de marcha.

Las autoridades mexicanas dicen que esperan que los capítulos sobre telecomunicaciones y comercio electrónico concluyan en la quinta ronda, pero aún no ha habido indicios de esto.

Aunque los negociadores tienen previsto debatir las reglas de origen todos los días desde el sábado, la fuente dijo que no se celebrarán conversaciones detalladas sobre el aumento del contenido norteamericano antes del final de la ronda.

Canadá y México dicen que las nuevas reglas de origen son impracticables y dañarían la industria automotriz altamente integrada.

"Espero que Estados Unidos entienda que hay cosas que México no aceptará y (espero) que el proceso de negociación se vuelva más racional", dijo el viernes Moisés Kalach, jefe del brazo de negociación internacional del gremio empresarial mexicano Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

La oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos revisó el viernes sus objetivos oficiales para ajustarse a las demandas que actualmente tiene en la mesa de negociaciones.

La decisión motivó al senador estadounidense Ron Wyden, máximo demócrata del Comité de Finanzas del Senado, a eliminar una "retención" que había puesto en marcha para bloquear la confirmación de dos candidatos a la administración de Trump para cargos de asistentes en la USTR, dijo un asesor de Wyden.

Wyden se quejó de que la oficina de comercio había estado manteniendo a los miembros del Congreso "en la oscuridad" sobre sus tácticas y no estaba en conformidad con las leyes de negociación comercial de los Estados Unidos.