Economía

Hay motivos para hablar bien de México: Carlos Rojo 

El director general de Grupo Financiero Interacciones consideró que las reformas estructurales que se han dado desde 2012 ubican a México, como un país que está logrando transformarse desde lo más profundo de sus instituciones.
Jeanette Leyva | Susana Guzmán
25 octubre 2016 11:30 Última actualización 25 octubre 2016 12:26
Carlos Rojo

Carlos Rojo al participar en el Foro Impulsemos México. (Edgar López)

CIUDAD DE MÉXICO.- México tiene diversos factores que hacen que se encuentre en un momento positivo, pero hace falta que tanto empresarios como la población trabajen en conjunto por el bien del país y sobretodo, que se hable bien de México.

Carlos Rojo, director general de Grupo Financiero Interacciones, en su discurso inaugural del Foro Impulsemos México organizado en conjunto con El Financiero Bloomberg, consideró que "se vale levantar la voz y criticar, es parte de nuestra democracia; lo que no se vale es denostarnos y apostar al enfrentamiento”.

“Nos anima a que pongamos sobre la mesa los desafíos que tenemos; que hagamos frente para construir y proponer, entre todos, los pasos que hay que dar como país”.

El país dijo tiene enormes desafíos, rezagos que siguen afectando a una parte de la población y que hay que atender entre todos; "todavía hay mucho por hacer en materia de combate a la pobreza, desigualdad o la impunidad; pero, aseguró, las reformas estructurales que se han dado desde 2012 nos ubican como un país que está logrando transformarse desde lo más profundo de sus instituciones".

Por ello exhortó a políticos, empresarios y a la sociedad en general no dejar ganar a aquellas voces que solo señalan y no proponen.

“Hoy ya empezamos a ver en México los resultados de estas grandes reformas. Sin embargo, la visión no debe de ser únicamente de corto plazo. Los beneficios seguirán mejorando la vida de los mexicanos en el mediano y largo plazos”.

Rojo Macedo hizo un recuento de las cifras macroeconómicas de nuestro país, con un crecimiento económico promedio por encima de 2 por ciento anual y que otras economías que se comparan con la de México no tienen; con una banca sólida y fuerte, debidamente capitalizada que supera los niveles requeridos en Basilea III, siendo el primer sistema financiero del mundo en adoptar esta regulación; con una inversión extranjera directa que de 2012 a la fecha asciende a más de 120 mil millones de dólares y que refleja la confianza en la fortaleza de nuestra economía, y con sectores como turismo y automotriz que han tenido un desarrollo excepcional y han contribuido a la expansión económica mexicana.

AUNQUE MEJORA ECONOMÍA, HAY PESIMISMO: QUINTANA

En el Foro, organizado conjuntamente por Grupo Financiero Interacciones, Enrique Quintana, director editorial de El Financiero Bloomberg, coincidió en que hoy los datos estadísticos muestran una economía mejorada, en donde se han dado ventas históricas, por ejemplo de un millón de autos en los primeros nueve meses del año, sin embargo existe un amplio pesimismo entre la población, muy semejante a la que había durante la crisis de 2008, que se estaba en crisis y recesión cuando hoy el panorama en México es diferente.

Actualmente se tiene crecimiento económico, se han generado más empleos y los inversionistas internacionales tienen confianza en el país y prueba de ello, son los planes a largo plazo que tienen en México.

En ese sentido cuestionó porque los inversionistas foráneos identifican mejor que nosotros las oportunidades que México nos ofrece. "Ellos tienden a ver el bosque, no el árbol que tenemos frente a nosotros. Ellos ven un panorama de largo plazo y lo hacen de una manera desapasionada, fríamente, sobre la base de datos y tendencias y se dan cuenta del enorme potencial que tenemos con las reformas que se han creado en los últimos años y que requieren su tiempo para madurar".

Siguiendo con esta paradoja, dijo, nosotros le ponemos el foco a los árboles, sobre todo nos gusta ver los que están torcidos y no nos ubicamos en el bosque.

"Nuestras percepciones además se tiñen del ánimo, un ánimo oscuro, gris que minimiza logros y oportunidades y maximiza y magnifica los problemas".

Subrayó que no se trata de plantearnos un panorama rosa sino uno en el que tendamos el equilibrio y la ponderación que la objetividad nos exige.

En ese sentido resaltó que esto es una tarea que no es exclusiva de los gobiernos federal y local sino que corresponde a todos en el país, especialmente a los actores del sector productivo para llamar la atención sobre el denso bosque de oportunidades que hay en México.