Economía

Hay demasiados relojes de lujo en el mundo

El alza en la competencia así como una caída en el mercado de lujo ha afectado a este sector, de acuerdo con el presidente de la firma Richemont.
Bloomberg
14 mayo 2017 23:51 Última actualización 15 mayo 2017 5:5
Relojes de lujo. (Bloomberg)

Relojes de lujo. (Bloomberg)

Hay demasiados relojes de lujo en el mundo. Esta es la estimación del presidente de Richemont, Johann Rupert, quien dijo al pasado viernes que su compañía provee a los minoristas externos una cantidad de modelos inferior a la que ellos venden, de manera que el número de relojes de su marca en el mercado está disminuyendo.

Agregó que algunos competidores inundan gustosos el mercado con sus aparatos, y eso es un problema para la incipiente recuperación del sector de los relojes a la que apuestan los inversionistas.

45 por ciento
Han subido las acciones de Richemont desde septiembre a la fecha.

El actual enfoque de Richemont es una continuación de la posición disciplinada que asumió durante la última crisis del lujo, al recomprar el exceso de existencias y eliminar unos 300 trabajadores de su personal suizo para reducir costos.

Las ventas Richemont de todo el año fueron menores que lo esperado, lo que contrasta con algunos desempeños anunciados por otras casas importantes en las últimas semanas, que superaron los pronósticos.

2,000 mdd
14% menos, fue la ganancia operativa de la empresa en 2016. Inversionistas apuestan a que el sector de relojes se recuperará.


Su evaluación es una evidencia más de que las expectativas de un repunte de la demanda de toda clase de productos de primer nivel, desde relojes hasta bolsos, superaron la realidad.

Aunque sin duda la ostentación está de nuevo de moda (basta mirar el crecimiento de las ventas en LVMH y Kering), se partió de comparaciones fáciles y no hay garantía de que la demanda de artículos de lujo se mantenga fuerte el resto del año. La advertencia de Rupert es un útil recordatorio de que, al menos en algunas partes del panorama del lujo, la recuperación sigue siendo frágil.