Economía

Hasta 2017 economía mexicana tendrá mejor desempeño: Moody’s

Alberto Jones, director general de Moody’s en México, aseveró que será hasta el 2017 cuando se podrían dar  los primeros indicios de una reversión de la tendencia plana del crecimiento de México.
Jeanette Leyva
18 noviembre 2015 23:0 Última actualización 19 noviembre 2015 9:30
Alberto Jones. (Eladio Ortiz)

Para Jones los inversionistas ven a México como una opción. (Eladio Ortiz)

Hasta 2017 podrían darse los primeros indicios de una reversión de la tendencia plana del crecimiento de México para que al final de esta administración se acerque al rango de crecimiento de entre 3 y 4 por ciento.

Alberto Jones, director general de la agencia calificadora Moody’s en México, recordó que en este año la expectativa de crecimiento que tenían prevista era de un rango entre 2.5 a 3.5 por ciento, aunque reconoció que si bien quedará un poco baja no es algo que les preocupe. Indicó que para el próximo año el nivel de crecimiento seguirá “flat” y más cercano al 2.5 por ciento.

Por ello indicó que probablemente será hasta el 2017 cuando se empiece a ver una reversión de la tendencia plana del crecimiento en México y se acercará a un rango de 3 y 4 por ciento al final de la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

DESCARTA CAMBIO EN NOTA SOBERANA

Entrevistado al término de su participación en la Convención Nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) 2015, Jones Tamayo descartó que tengan previsto hacer un ajuste en la calificación de la nota soberana del país.

“Es muy remoto pensar que habría una acción de calificación a la alza o a la baja o perspectiva positiva o negativa, la razón es que el plazo que anticipamos para que las reformas, como la energética, den frutos es a mediano plazo, quizás hasta el 2018 o cerca del 2020, por lo que no esperamos ningún dato que nos pueda sorprender positiva o negativamente, a menos claramente está que el Congreso decida eliminar la Ley de Responsabilidad Hacendaria o una locura, pero no anticipamos que ocurra. Acabamos de ver un presupuesto prudente”.

Agregó que si bien las expectativas de crecimiento son modestas, la previsión a futuro se ve positiva, “es difícil pensar que pueda deteriorarse algo que afecte la calificación. Se está recaudando más”.

Mencionó que pese a que hay razones para que la próxima crisis que se presente tenga como origen a economías emergentes, los inversionistas no están preocupados de que Brasil sea el que pueda contagiar a la región, más bien su recuperación tomará tiempo.

Jones consideró que eso hace que los inversionistas sigan viendo a México como opción, tanto los que manejan portafolios de deuda como de capital privado.

“No es el momento de Brasil, será hasta que hayan puesto orden. Por ello claramente es el momento de México, los grandes fondos de pensiones canadienses acaban de asociarse con ICA para construir, hay Afores con CKDes para invertir en carreteras y están entrando grandes fondos de ese país para invertir en sectores de energía, por lo que es un momento propicio de inversión en nuestro país, porque las condiciones son más predecibles aquí y el ambiente de estabilidad es real y el entorno comparable se ve bastante mal comparado con México”.