Economía

Hacienda controlaría contratos petroleros

De acuerdo con el primer borrador de las leyes secundarias de la reforma energética, el órgano recaudador tendría la autoridad para manejar los contratos de exploración y extracción.
Atzayaelh Torres
18 febrero 2014 22:35 Última actualización 19 febrero 2014 7:11
[Se estima que el consumo mundial de petróleo aumentará 1.04 millones de bpd en el 2014./Reuters] 

[Se estima que el consumo mundial de petróleo aumentará 1.04 millones de bpd en el 2014./Reuters]

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) sería la encargada de determinar el porcentaje de ganancia y la carga impositiva a cada uno de los contratos y asignaciones que se hagan para la exploración y extracción de petróleo o gas en México, de acuerdo con el borrador de las leyes secundarias de la reforma energética.

El artículo 24 de la que sería la nueva Ley de Hidrocarburos indica que Hacienda tendrá la facultad de “establecer” las condiciones económicas relativas a los términos fiscales de las licitaciones y de los contratos que permitan a la Nación “obtener en el tiempo, ingresos que contribuyan a su desarrollo de largo plazo”.

De tal forma que, de ser aprobado, Hacienda determinaría “las variables de los procesos de adjudicación… de carácter económico relativo a los términos fiscales”, es decir, determinará qué porcentaje convendrá mejor para gravar con contratos.

Adicionalmente, Hacienda podría asistir a la Secretaría de Energía en la proposición de las zonas de reservas de hidrocarburos que se explorarían, y eventualmente explotarían mediante los contratos o asignaciones tanto a Pemex, privados o a cualquier empresa de carácter productivo del Estado.

Para Luis Miguel Labardini, analista de la firma Marcos y Asociados, bajo este modelo, Hacienda podría incurrir en un claro conflicto de interés al momento de regular las ganancias en el mercado, puesto que su mandato es meramente recaudatorio.

En Noruega, por ejemplo, es el órgano regulador el encargado de cumplir con esas responsabilidades, con base en la legislación donde de prioriza la optimización de los recursos.

“Yo hubiera preferido que todas estas funciones fueran autónomas en la Comisión Nacional de Hidrocarburos”, dijo.

En este sentido, Hacienda podría enfocarse a conseguir recursos para el corto plazo, poniendo en riesgo la viabilidad económica de los yacimientos.

Sin embargo, una vez que se implementen los cambios en el sector petrolero mexicano, Hacienda tendrá que alcanzar un balance entre su mandato recaudatorio, y las atribuciones que tendría de ser aprobada la nueva Ley de Hidrocarburos, pues tendrá que poner a disposición de la industria contratos atractivos que generen inversión.

“En realidad Hacienda puede establecer parámetros y aún los parámetros tienen que pasar por el filtro del mercado, si los términos no son aceptables para los operadores no van a haber ofertas en una subasta, tan sencillo como eso”, dijo Labardini, y explicó que quizá Hacienda se haría cargo en una etapa de transición.