Guerra comercial China-EU podría desacelerar la economía... global: FMI
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Guerra comercial China-EU podría desacelerar la economía... global: FMI

COMPARTIR

···

Guerra comercial China-EU podría desacelerar la economía... global: FMI

El Fondo prevé que el impacto de la imposición de aranceles a exportaciones entre ambas naciones podría impactar en las cadenas de suministro y aumentar el proteccionismo en la economía mundial.

Leticia Hernández
26/07/2018
La guerra comercial entre EU y China podría impactar en la economía mundial.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Si bien los efectos directos iniciales de las medidas arancelarias sobre las exportaciones chinas anunciadas por Estados Unidos parecen limitados, una escalada de aranceles y restricciones a la inversión podría afectar las cadenas de suministro, repercutir en los mercados financieros mundiales y debilitar la confianza y la inversión en China y el resto del mundo, advierte el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Esto podría combinarse con un aumento generalizado del proteccionismo y una consiguiente ralentización del comercio mundial”, señala en el reporte sobre el análisis del Artículo IV de la economía china.

Las medidas hasta hoy anunciadas por Estados Unidos parecen no tener efectos directos sustanciales pero si agudizasen, las repercusiones se amplificarían “significativamente” a través de los canales financieros y de inversión, y otras rondas de represalias, aumentando riesgos a la baja para el crecimiento económico de China y el Mundo, concluye el equipo del FMI sobre el tema comercial.

Los directores celebraron el firme compromiso de las autoridades chinas con el libre comercio y el multilateralismo y consideraron que el paquete recientemente anunciado de políticas de apertura va en la dirección correcta por lo que instaron al gobierno a acelerar las reformas en esta área y le subrayaron que las tensiones comerciales deberían resolverse de manera que apoyen y fortalezcan el sistema de comercio internacional y la economía mundial.

Las autoridades chinas han dicho que responderán a la imposición de tarifas que Estados Unidos aplicó para las importaciones procedentes de ese país; pero al mismo tiempo, el gobierno chino anunció nuevos planes de apertura comercial que incluyen la reducción de las barreras de entrada a los servicios financieros, la reducción de los aranceles de importación para una amplia gama de bienes de consumo y automóviles, flexibilizando las restricciones sectoriales a la inversión extranjera a través de una lista negativa reducida, y buscando un avance más rápido hacia la adhesión al Acuerdo de Compras Gubernamentales de la OMC.

El FMI confía en el crecimiento fuerte de China aunque se advierte una marginal desaceleración a 6.6 por ciento en 2018 desde el 6.9 por ciento el año anterior.

Entre los riesgos a la baja, destaca en el corto y mediano plazo el endurecimiento de las tensiones con Estados Unidos, un aumento del proteccionismo global y la volatilidad del mercado con una normalización monetaria más rápida de lo previsto por parte Estados Unidos.

El organismo estima que el saldo de la cuenta corriente terminará 2018 en un equivalente a 0.9 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB), comparado con el 1.4 por ciento que representó al cierre de 2017; sin embargo, el equipo del FMI considera que esa disminución del superávit debería ser más acelerado y decisivo a través de reformas estructurales para apoyar el consumo y reducir la desigualdad del ingreso y la contaminación, advirtieron que un marco de políticas holístico podría ayudar.

Señala que las salidas netas de capital bajaron considerablemente en 2017 a 73 mil millones de dólares comparado con 646 mil millones en 2016 y que el remimbin se ha estabilizado y ha estado ampliamente en línea con los fundamentales de la economía.