Economía

Grecia y zona
euro fracasan
en negociar deuda

Después de horas de discusiones, ministros de la zona euro no llegaron a ningún acuerdo sobre el rescate económico de Grecia; Jeroen Dijsselbloem, ministro holandés, dijo que aunque se discutió una extensión del rescate, no se llegó a una conclusión definitiva.
Reuters
11 febrero 2015 18:14 Última actualización 11 febrero 2015 20:44
Banderas

Ministros de Finanzas de la zona euro no alcanzaron acuerdos sobre la deuda de Grecia. (Bloomberg)

BRUSELAS.- El nuevo Gobierno izquierdista de Grecia y sus prestamistas internacionales no lograron un acuerdo sobre una forma de avanzar en las negociaciones sobre el impopular rescate al país e intentarán nuevamente el lunes, en tanto el tiempo para lograr un pacto financiero se agota.

En las siete horas de negociaciones en Bruselas que terminaron después de la medianoche, los ministros de Finanzas de la zona euro no lograron acordar un comunicado conjunto sobre los próximos pasos. Ambas partes restaron importancia al revés, insistiendo en que no hubo una ruptura.

Los precios de las acciones griegas, que subieron después del cierre del mercado en Nueva York por los rumores sobre un acuerdo, retrocedieron por la decepción que se produjo cuando el nuevo ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, no aceptó un borrador de un acuerdo para extender los actuales términos del rescate tras discutirlo con otros funcionarios griegos.

"Tuvimos una discusión intensa, constructiva, que cubrió mucho terreno, también logramos avances, pero no los suficientes aún como para alcanzar una conclusión conjunta", dijo a la medianoche Jeroen Dijsselbloem, presidente de los ministros de Finanzas del Eurogrupo, en una conferencia de prensa.





"No discutimos realmente propuestas detalladas, no entramos a las negociaciones sobre el contenido del programa o sobre un programa, simplemente intentamos trabajar en los próximos pasos durante los días siguientes. No pudimos hacer eso", agregó.

Grecia no tendrá nuevos contactos con expertos de la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo antes del lunes, sostuvo. Eso fue lo opuesto que entendieron otros ministros de la UE cuando dejaron la reunión una hora antes.

Con una apariencia calmada y segura igual a cuando llevó a sus primeras negociaciones, Varoufakis dijo: "Ahora nosotros seguiremos con la reunión del lunes. Esperamos que para su final, exista una conclusión que sea óptima tanto para la perspectiva de Grecia y como para la de nuestros socios europeos".

Diplomáticos dijeron que los esfuerzos por acordar un comunicado conjunto, que pasaron por varios borradores en los que su redacción puede ser tan importante como el fondo, fueron abortados después de Varoufakis consultó a sus colegas en el Gobierno.

El primer ministro izquierdista Alexis Tsipras se ha apegado a su postura, sabiendo que quienes votaron por su partido el mes pasado insisten en que ponga fin a un acuerdo de rescate al que los griegos atribuyen un aumento de la pobreza.

Tsipras rechaza cualquier extensión del actual paquete por 240.000 millones de euros, que expira el 28 de febrero, negándose a cooperar con la troika de funcionarios de la UE, el BCE y el FMI -que supervisan las finanzas públicas de Grecia- y exigiendo una rebaja de su deuda.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, ha dicho que si Grecia no está dispuesta a solicitar una extensión del actual rescate -el mayor en la historia financiera- "entonces eso es todo", pareciendo descartar más ayuda o condonaciones de deuda.

Los operadores financieros han estado nerviosos por la crisis en Grecia, debido a los temores de que si no se logra un acuerdo pronto se pueda producir una cesación de pagos de Atenas y una salida desordenada de la zona euro, lo que posiblemente generaría una mayor agitación en los mercados.

Cuando se le preguntó si una salida de Grecia estaba entre las opciones, Varoufakis dijo a los periodistas a su llegada: "Absolutamente no".

Acompañado por el viceprimer ministro Yannis Dragasakis, el ministro esbozó las ideas del nuevo Gobierno sobre medidas provisionales para lograr una reestructuración negociada de deuda, pero no presentó un documento formal, dijeron los participantes.

"Las posiciones son ahora un poco más claras, pero hay mucho camino por recorrer en los próximos días", dijo una fuente de la UE que participó en la reunión.

Manteniendo una mirada cercana en el problema que podría revivir parte de la agitación bancaria y financiera de hace tres años, el presidente del BCE Mario Draghi también estuvo presente.

Los socios de Atenas han advertido que el tiempo es corto ya que cualquier cambio al actual rescate podría requerir la ratificación de varios parlamentos nacionales en los países prestamistas.