Economía

Grecia espera comunicado positivo en reunión del Eurogrupo

Mientras el gobierno griego espera que en la reunión de mañana con el Eurogrupo se destaquen los avances logrados respecto a la negociación de su deuda, aunque éste ha descartado que ese mismo día se logre destrabar la asistencia financiera al país europeo.
Reuters
10 mayo 2015 16:59 Última actualización 10 mayo 2015 16:59
Grecia

Grecia se reunirá mañana con los integrantes del Eurogrupo. (Bloomberg)

ATENAS.- El Gobierno de Grecia aún tiene esperanzas de que el Eurogrupo destaque en su reunión de mañana los avances en la negociación con acreedores respecto al plan de reformas que debe realizar para recibir ayuda financiera, lo que allanaría el camino para aliviar la crisis de liquidez que sufre el país.

El Eurogrupo, conformado por los ministros de Finanzas de la zona euro, ha descartado la posibilidad de que el lunes se logre un acuerdo para destrabar la asistencia financiera que requiere Grecia, señalando que hay muchos aspectos que aún quedan por resolver.

Varios funcionarios han sostenido que es improbable que cualquier declaración que hagan sea suficiente para que el Banco Central Europeo aumente el límite de notas del Tesoro a corto plazo que los bancos griegos pueden comprar, una acción que ayudaría a evitar que Grecia se declare en bancarrota.



"Esperamos que el significativo avance logrado sea mencionado en la declaración del Eurogrupo, lo que será una señal positiva para las perspectivas de alcanzar un acuerdo final pronto", dijo un funcionario del Gobierno griego, que declinó ser identificado.

"Lo que es importante es obtener una señal para que acabe la estrangulación del financiamiento", agregó.

Grecia y sus prestamistas de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional siguen en desacuerdo en temas como presupuesto, empleo y pensiones, aunque en una reunión de gabinete el domingo los ministros del Gobierno griego se mantuvieron esperanzados en una declaración positiva, dijo el funcionario.

El gobierno de izquierda del primer ministro Alexis Tsipras, que llegó al poder prometiendo acabar con las condiciones de austeridad establecidas por el programa de rescate de 240 mil millones de dólares, lleva meses conversando con sus acreedores internacionales para intentar obtener fondos frescos para el país.