Economía

5 gráficas que explican la situación de los mayores deudores de la Eurozona

El mundo financiero tiene sus ojos puestos en Grecia en medio de las negociaciones con sus acreedores; no obstante, el país helénico no es el único deudor de la Eurozona.
Eleazar Rodríguez
24 junio 2015 21:52 Última actualización 25 junio 2015 21:0
 [Bloomberg]Mario Draghi podría rebajar las tasas de corto plazo si la situación en la eurozona continúja mala. 

[Bloomberg]Mario Draghi podría rebajar las tasas de corto plazo si la situación en la eurozona continúja mala.

​Grecia se encuentra atorada con sus negociaciones con sus acreedores y es que tanto para el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea (CE), las propuestas planteadas se pueden mejorar, sobretodo en materia de pensiones que ha sido la principal traba para descongelar los 7.2 mil millones de euros del paquete de ayuda financiera.

El que Grecia aún vea lejos una solución a sus problemas financieros es una señal de alarma para algunas naciones de la Eurozona que si bien ya mejoraron sus números, aún son susceptibles de un contagio, principalmente por los niveles de deuda que mantienen países como Portugal, Italia, Irlanda, Chipre y Bélgica.

Las siguientes cinco gráficas explicarán cómo se encuentra el desempeño económico de estos países y que tan preparados están para resentir una posible salida de Grecia de la Eurozona.

1. DEUDA, EL MAYOR DE LOS PROBLEMAS
Grecia se mantiene como el país de la Eurozona que tiene uno de los mayores niveles de endeudamiento en relación con su PIB, al alcanzar un 177 por ciento en comparación con la producción total del país.

Le siguen en importancia Italia con un 132 por ciento y Portugal con un 130 por ciento.

Desde 2011 la deuda de estas naciones ha aumentado en relación con su PIB y es que en algunos casos si bien si se ha recurrido a mayores prestamos – como el caso de Grecia—este deterioro también obedece a que en los últimos años estas economías entraron en contracción económica, lo que elevo su nivel de riesgo frente a los inversionistas.

Un menor PIB significa que estos países dejaron de generar los recursos suficientes para pagar sus deudas.


​2. CRECIMIENTO ECONÓMICO
Una de las limitantes que tuvieron estas economías en los últimos años es el deterioro de sus tasas de crecimiento del PIB.

Muestra de ello es que Grecia, si bien registró un crecimiento de su PIB real de 0.8 por ciento en 2014, el llamado PIB nominal (el que se expresa en Euros) se sitúo en un nivel similar al registrado en 2003.

Incluso, el que Irlanda tuviera en 2014 una dinámica de 4.8 por ciento durante el año anterior, le permitió regresar a un PIB ligeramente superior al registrado cinco años antes. En el caso de Italia y Chipre, ambas naciones reportaron su tercer año consecutivo en recesión.

Uno de los riesgos latentes de la salida de Grecia (también conocida como Grexit) es que se puede interrumpir la recuperación observada y esperada por organismos como el FMI.


​3. TASAS DE DESEMPLEO EN MÁXIMOS
En la medida que se han destinado recursos públicos para cubrir las amortizaciones y el servicio de la deuda de estos países, se ha observado una reducción en los flujos de inversión para la reactivación de la planta productiva, lo que ha hecho que se eleve a niveles máximos las tasas de desempleo en estas naciones ante una contracción de las tasas de producción industrial.

Grecia es por mucho la nación que tiene una de las mayores tasas de personas sin trabajo de la Eurozona, al registrarse al cierre del año anterior un nivel de 26.5 por ciento de Población Económicamente Activa (PEA).

España le sigue en importancia –con un 24.5 por ciento— pero esta economía registra niveles endeudamiento ligeramente por abajo del 100 por ciento de su PIB, además que los últimos indicadores muestran que retomó el crecimiento económico.

Italia si bien es de las siete economías desarrolladas del mundo, su tasa de desempleo va en aumento; en tanto Portugal podría revertir su tendencia, en la medida que está liberando recursos, al reducir sus obligaciones con el FMI y el BCE.


​4. CRISIS, BENEFICIO LAS EXPORTACIONES (DE ALGUNOS)
Para Grecia, la importación de productos de otros países de la Eurozona implicó el deterioro de su mercado interno, con el consecuente cierre de empresas y el aumento en el desempleo, pero esto también tuvo un fuerte deterioro en el saldo de su balanza comercial, muestra de ello es que para cubrir la demanda de artículos de consumo se recurrió a las importaciones.

Esta misma situación se observa en Chipre y Portugal.

Por el contrario, casos como el de Italia, Irlanda y Bélgica se observa que el deterioro de sus economías impulsó las exportaciones y redujo la dependencia de productos importados, lo que está generando importantes ingresos por concepto de ventas al exterior.

Algunos consideran que una eventual salida de Grecia podrá impulsar las ventas de productos griegos a otras naciones ya que dejaría el euro y adoptaría una nueva moneda (algunos especulan que podrá ser el regreso del Dracma).


​5. MENORES INGRESOS, MAYORES GASTOS
Una de las observaciones que el FMI y el BCE le hacen a Grecia es que deben de reducir sus gastos, para que con los ingresos que tiene y una expectativa de recuperación del crecimiento económico, puedan cubrir su gasto público y el servicio de la deuda que contrataron.

Esta es una constante en las naciones que se encuentran en dificultades económicas, ya que una parte importante de sus ingresos se esta canalizando al servicio de su deuda.

Casos como el de Italia, Irlanda y Bélgica su perfil exportador le permite cubrir parte de los ingresos públicos con los ingresos generados por exportaciones.

Sin embargo, para Grecia esto es limitado, ya que actualmente tiene que reconstruir su planta productiva y una gran parte de los ingresos proviene del turismo que se ha visto afectado por la serie de manifestaciones de rechazo a los planes de austeridad.

En el caso de Portugal, se estima que aumenten los ingresos públicos en la medida que se reactiva el crecimiento económico y la liquidación del paquete de ayuda financiera libere recursos para elevar la inversión pública.