Economía

Gobiernos, principales espías de empresas y ciudadanos: IMEF

Los gobiernos de diversos países utilizan el espionaje para saber qué están haciendo las empresas y ciudadanos, la mayoría de las veces con fines fiscales, consideró José Antonio Quesada, presidente de la Ponencia IMEF 2015.
Jeanette Leyva / Enviada
16 noviembre 2015 10:42 Última actualización 16 noviembre 2015 11:15
Etiquetas
Hackers

Hackers. (Bloomberg/Archivo)

CANCÚN, Quintana Roo.- Los gobiernos se han convertido en los principales “espías y hackers” de las empresas y ciudadanos en busca de información con fines recaudatorios, explicó José Antonio Quesada, presidente de la Ponencia IMEF 2015.

Entrevistado en el marco de la inauguración de la XLIII Convención Nacional IMEF 2015, explicó que han detectado que los gobiernos de diversos países utilizan esta estrategia para saber qué están haciendo las empresas y ciudadanos, el objetivo en su mayoría es con fines fiscales.

El espionaje patrocinado por los gobiernos de los países está muy bien organizado e industrializado con una vasta cantidad de recursos a su disposición.


“Los espías buscan mejorar las capacidades estratégicas de las naciones que los patrocinan proveyendo la información acerca de sus productos, planes y otros datos que pueden llevarlos a una ganancia o pérdida estratégica en el largo plazo”, se explica en el capítulo 3 de ciberseguridad de la Ponencia IMEF 2015 “Hacia una nueva economía: un enfoque disruptivo en los negocios”.

En América Latina los ataques cibernéticos se han incremento entre 30 y 40 por ciento, siendo una de las zonas del mundo que ha registrado mayor actividad en ese tema.

Quesada Palacios consideró que es necesario que en México las empresas, instituciones financieras y gobierno informen sobre los ataques cibernéticos de que sean objeto como lo hacen otros países, lo cual no sucede aquí por cuestiones de pérdida de imagen reputacional.

Una ruptura en la seguridad puede impactar en la reputación de una organización, la confianza de los inversionistas, así como en su participación de mercado, ingresos y utilidades; también puede reducir el retorno en capital e inversiones en investigación y desarrollo por la pérdida de propiedad intelectual, se reconoce en el reporte anual realizado por el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).