Economía

Gobierno vende en 3,398 mdp sus últimos dos ingenios azucareros

El Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) había estimado un precio base de salida de 1,390 millones de pesos, por lo que la oferta de la empresa Beta San Miguel casi duplicó lo esperado por el Gobierno.
Redacción
26 agosto 2016 11:13 Última actualización 26 agosto 2016 11:51
 [Bloomberg] DEL IMPRESO: Productores de caña mantendrán la supervisión de venta en ingenios.

Los ingenios Potrero y San Miguelito en Veracruz son responsables del 3.9% de la producción nacional de azúcar

El Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) vendió los dos últimos ingenios azucareros que tenía en su poder a la empresa Beta San Miguel, que pagará 3 mil 398 millones de pesos.

El precio prácticamente duplicó el valor base de mil 390 millones de pesos estimado por el Gobierno.

Se trata de los ingenios El Potrero y San Miguelito, ambos ubicados en Veracruz.

Beta San San Miguel superó a Promotora Industrial Azucarera que ofreció 2 mil 240 millones de pesos; Alimentos y Víveres San Rafael con una oferta 2 mil 211 millones de pesos; JB Santos Company con su ofrecimiento de 2 mil 225 millones de pesos e Impulsora Azucarera del Noreoeste que ofertó 2 mil 705 millones de pesos.

Los ingenios El Potrero y San Miguelito producían cerca de 3.9 por ciento de la producción nacional azucarera del país.

Los dos ingenios azucareros, junto con los otros tres vendidos en diciembre pasado (San Luis, El Modelo y La Providencia) y otros cuatro que se vendieron hace un año (Atencingo, San Cristobal, Casasano y Emiliano Zapata) pertenecían al Consorcio Azucarero Escorpión (Caze) de Enrique Molina, pero fueron expropiados durante la administración Fox en 2001 junto con otros 18 ingenios .

El caso de estos nueve ingenios ha estado rodeado de polémica, pues desde su expropiación, luego de que Molina saliera del país acusado de evasión fiscal, su venta fue obstaculizada por una serie de juicios mercantiles y amparos interpuestos por el empresario, quien llegó a demandar a las empresas que se hicieron de los primeros cuatro ingenios vendidos el año pasado.

Incluso, el año pasado la venta tuvo que ser suspendida precisamente por un amparo.