Economía

Gobierno necesita redoblar esfuerzos con estructura programática: CIEP

Los programas eliminados para 2016 representan 30% del recorte; la totalidad de la reestructura del gasto se concretará en el largo plazo por lo que es indispensable incrementar la base gravable y disminuir la informalidad.
Dainzú Patiño
12 julio 2015 22:40 Última actualización 13 julio 2015 5:5
Solicitudes de subsidio por desempleo en EU

El CIEP establece que, de contemplar más recortes en las plazas gubernamentales implica un costo. (Bloomberg)

La nueva Estructura Programática para el Presupuesto 2016 (EP), presentada por Hacienda, representa un ahorro cuantificado de 39 mil 883 millones de pesos.

Derivado de la eliminación de 56 programas presupuestarios, el monto cuantificado representa el 29.5 por ciento del recorte previsto para 2016, estimado en 135 mil millones de pesos, detalla un análisis realizado por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Por lo que, además de la eliminación de 56 programas, se habrán de hacer ajustes que al menos sumen 95 mil 117 millones de pesos.
Tendrá que esperarse un mayor esfuerzo de reducción de programas en el resto de los ramos presupuestarios. Al contrastar el número de programas (distinguidos por ramo) en 2015 con la EP 2016, se propone una reducción real de 3.5 por ciento, señala el documento.

“Esperaríamos que los recortes que faltan, puedan venir del gasto administrativo, si la Secretaría de Hacienda contempla conservar el gasto de inversión, lo primero que debemos observar es que los esfuerzos vayan hacia todo el gasto de gobierno, a otras actividades que realmente no sabemos si proveen un bien, servicio o subsidio en específico, sino que más bien parecen actividades organizacionales”, señaló la investigadora del CIEP, Sunny Villa.

Explicó que el propósito del gobierno por trabajar con una perspectiva “base cero” es una estrategia de corto, mediano y largo plazo, por lo que la reestructura al 100 por ciento no se va realizar en un periodo de seis meses, puesto que hay leyes que se deben cubrir y hay cambios en los que se debe tener cuidado, porque incluso “despedir personal cuesta”.

Agregó que existen programas duplicados en entidades, estructuras que se repiten, por ejemplo el servicio de guarderías, mismas que proveen distintas instituciones como Secretaría de Desarrollo Social, IMSS e ISSSTE, por cada institución existe una estructura organizacional, en vez de una sola para todas las guarderías. En este tipo de casos es donde se tienen también oportunidades para la reestructuración del presupuesto.

Si bien la estructura programática, aún no contempla cifras, se esperaría que lo que falta por recortar, corresponda al gasto corriente, puesto que el gasto programable siempre tiende a subir por encima de lo aprobado y de años anteriores, determinó por su parte, Herbert Bettinger, socio director de Bettinger Asesores.

Los cambios en la estructura programática se dieron sólo en 28 de los 44 ramos existentes y la eliminación de programas con presupuesto asignado en este año se dieron en 21 de 44.

Aun con recorte anunciado también para 2015, de enero a mayo, el gasto programable del sector público presupuestario, tuvo un crecimiento real anual de 7.4 por ciento, según cifras de SHCP.
aumento de base gravable.

Desde la perspectiva de Carlos Cárdenas Guzmán, expresidente de la Academia de Estudios Fiscales de la Contaduría Pública, adicional a esta reestructura que hace el gobierno al presupuesto, es vital que ante la baja por los ingresos petroleros, que la administración ponga especial énfasis en incrementar la base gravable, es decir, incentivar más a los contribuyentes que se unan a la formalidad, paguen impuestos, se les brinde seguridad social y así contribuyan a las finanzas públicas del país.

Cabe destacar que el 60 por ciento de la economía mexicana opera en la informalidad.  “No veo que esté mal la reestructura del presupuesto, además de eso debe trabajarse en un combate serio contra la informalidad”, dijo el especialista