Economía de EU se volverá 'frágil' por su reforma fiscal, dice Aspe
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Economía de EU se volverá 'frágil' por su reforma fiscal, dice Aspe

COMPARTIR

···
Economía

Economía de EU se volverá 'frágil' por su reforma fiscal, dice Aspe

Según el exsecretario de Hacienda, la reforma fiscal de Trump ha puesto en una gran ‘fragilidad’ a la economía estadounidense. Por otro lado, dijo que gane quien gane las elecciones presidenciales en México, es altamente probable que no tendrá la mayoría en el Congreso.

Clara Zepeda
17/01/2018

La reforma tributaria que alentó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, puso en una gran ‘fragilidad’ a la economía estadounidense, en un contexto de riesgos geopolíticos que la harían enfrentar un verdadero “drama” económico, alertó Pedro Aspe, exsecretario de Hacienda y Crédito Público.

“El déficit fiscal de Estados Unidos podría llegar hasta un seis por ciento del PIB, mientras que el incremento de la deuda podría dispararse a un 130 por ciento en tres años; así, la economía estadounidense está entrando en un drama, debido a la fragilidad, pues están sobreendeudados en un momento geopolítico muy complicado”, alertó el exfuncionario.

La ‘brusca’ reducción de la tasa corporativa en Estados Unidos de 35 a 21 por ciento no la podrá sostener la economía estadounidense, ya que el déficit fiscal se abrirá y se va a sobreendeudar al país, aseveró quien fuera responsable de las arcas públicas en la administración de Carlos Salinas.

En el marco de la conferencia “Reflexiones Económicas 2018”, organizada por Hogar Gonzalo Cosío Ducoing, Aspe ahondó sobre el panorama del vecino.

“La reforma tributaria puso en una situación de fragilidad a la economía estadounidense, en donde tienen que financiar el hueco que ésta hará en los próximos años, toda vez que se sobreendeudará al país en un momento geopolítico muy delicado, con situaciones en Corea del Norte, Medio Oriente, entre otros”, alertó.

Aspe Armella señalo que fue muy irresponsable aprobar esa reforma (bajar tasas impositivas) sin antes equilibrar las finanzas públicas estadounidenses, las cuales están dañadas tras la crisis de 2008-2009.
Para los próximos 10 años, la recaudación tributaria bajará en unos mil 500 millones de dólares.

“En Estados Unidos empezará a subir el déficit, éste tendrá que ser financiado vendiendo más bonos del Tesoro; metes más bonos al mercado. Es muy preocupante porque el déficit fiscal de Estados Unidos aumentará; la deuda será más alta y si quieren vender más bonos van a tener que subir las tasas”, explicó.

Gobernabilidad, en manos del Congreso y SCJN

En otro contexto, Aspe afirmó que gane quien gane las elecciones presidenciales el 1 de julio de 2018, la gobernabilidad en México la darán los contrapesos en el Congreso de la Unión y la Suprema Corte de Justicia.

Durante la conferencia magistral, el exsecretario de Hacienda aseveró que gane quien gane las elecciones presidenciales, es altamente probable que no tendrá la mayoría en el Congreso.

A pregunta expresa de un participante sobre las consecuencias de que llegue Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de México, Aspe previó que lo más probable es que la nueva administración arranque en diciembre de 2018 con un congreso dividido, lo cual, calificó como una situación muy compleja para gobernar.

“El que gane las elecciones presidenciales no ganará la mayoría en el congreso. Durante el proceso de campañas habrá mucho ruido. El Instituto Nacional Electoral ha ganado seriedad estos años. Sin embargo, la gobernabilidad nos la dará el contrapeso en el congreso y la Suprema Corte de Justicia. Por ejemplo, que quieras, por un decreto de ley del ejecutivo, quitar ciertas leyes que se aprobaron, no se puede sin antes pasar por estos poderes”, aseveró Aspe.

El también presidente del consejo y director ejecutivo de Protego, firma de consultoría financiera, dijo que hay muchas ocurrencias políticas que hay que descontar, como la amnistía para narcotraficantes.

,

Gasolinazo atado al tipo de cambio

La reforma energética prometió dar competencia; algunos precios bajarán y otros subirán, pero lo que está claro es que la gasolina que compramos es 60 por ciento es estadounidense y se paga en dólares.

Si el tipo de cambio se va a 17 pesos por dólar va a bajar; pero si el tipo de cambio está en 22 unidades vamos a seguir sufriendo. Lo demás es demagogia, destacó Aspe.

Si las cosas salen bien, el país está tranquilo, las elecciones se dan con tranquilidad, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se moderniza y se aprueba, el tipo de cambio podría irse a 17 pesos por dólar y no habría gasolinazo, explicó Aspe.

Del otro lado de la moneda, si el tipo de cambio se va a 25 unidades porque se cristalizaron los riesgos, habrá un gasolinazo seguro.

“Y si usted me dice: ‘es que algunos candidatos dijeron que iban a bajar los precios de la gasolina’. Eso es mentira", sentenció Aspe.

,