Economía

Baja 0.1% gasto del consumidor en EU en abril

El Departamento de Comercio corrigió el índice de marzo el cual registró un alza de 1.0, que fue entonces el mayor avance desde agosto de 2009.
Reuters
30 mayo 2014 8:31 Última actualización 30 mayo 2014 8:41
consumo (Bloomberg/Archivo)

Aunque el gasto de los estadounidenses descendió, hay señales de que la inflación se agita. (Bloomberg)

WASHINGTON.- El gasto del consumidor estadounidense bajó por primera vez en un año en abril, pero existen señales de que la inflación se agita, ya que una lectura de la evolución de los precios que está incluida en las estadísticas de consumo se elevó al ritmo más veloz desde noviembre de 2012.

El Departamento de Comercio informó este viernes que el gasto del consumidor bajó 0.1 por ciento tras elevarse a un ritmo rectificado de 1.0 por ciento en marzo, que fue el mayor avance desde agosto de 2009.

El gasto había sido reportado previamente con un aumento de 0.9 por ciento en marzo.


Los economistas encuestados por Reuters habían previsto una subida de 0.2 por ciento en abril para el gasto del consumidor.

El declive probablemente haga poco para cambiar las expectativas de un fuerte repunte de la actividad en el segundo trimestre, después de que la economía se contrajo en el período enero-marzo por primera vez en tres años.

Pero a pesar del enfriamiento de la demanda, la inflación cobró impulso.

Un índice de precios basado en el gasto del consumidor aumentó 0.2 por ciento el mes pasado tras elevarse el mismo margen en marzo.

Eso significó un alza de 1.6 por ciento respecto a los niveles de hace un año, el mayor incremento desde noviembre de 2012.

En marzo, el indicador había avanzado 1.1 por ciento.

Sin contar alimentos ni energía, los precios también crecieron el 0.2 por ciento. Respecto de hace un año, aumentaron 1.4 por ciento, el mayor incremento desde marzo del año pasado, tras una subida de 1.2 por ciento en marzo.

La inflación había estado presionada a la baja por cierta debilidad en los costos del cuidado de la salud en relación con recortes en el gasto público.

Esa ancla se está levantando y los crecientes costos de la salud, junto con las subidas de los alquileres, deberían impulsar la inflación de este año.

No obstante, ambas lecturas de la inflación siguen debajo de la meta de alza de precios de la Reserva Federal, que es 2 por ciento.

La Fed, que está recortando sus compras mensuales de bonos, podría comenzar a elevar las tasas de interés el próximo año. Ha mantenido el costo del crédito referencial cerca de cero por ciento desde diciembre de 2008.