Gasoductos de Texas, cementerios del narcotráfico
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Gasoductos de Texas, cementerios del narcotráfico

COMPARTIR

···
Economía

Gasoductos de Texas, cementerios del narcotráfico

Zonas baldías cercanas a la frontera con México, por las cuales pasan oleoductos procedentes de la cuenca Eagle Ford, han sido tomados por el narcotráfico como zona de ejecuciones para rivales de negocios, informantes y migrantes; la Patrulla Fronteriza reporta que un cadáver es hallado diariamente en estos terrenos.

Redacción
25/07/2014
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CIUDAD DE MÉXICO.- La Patrulla Fronteriza encuentra en promedio un cadáver diario en los terrenos baldíos cercanos a la frontera con México por donde pasan los oleoductos que transportan hidrocarburos de la cuenca de Eagle Ford, en Texas, de acuerdo a una investigación de Bloomberg Businessweek.

Las autoridades dicen que las palizas, secuestros y violaciones aumentan a medida que el área de ductos se expande y nuevos ductos son instalados para manejar la creciente producción de petróleo y gas de la mayor formación de gas shale de Estados Unidos.

Linda Vickers terminó de alimentar a sus caballos y regresaba a su casa, un apartado rancho de Texas, cuando vio a sus perros forcejeando con algo que parecía ser una pelota; cuando se acercó para dispersarlos, su estómago se revolvió: su juguete era un cráneo humano con una mata de pelo rojo, trozos de carne y sin mandíbula.

,,


El rancho Vickers es atravesado por un ducto de acero del grosor de la pantorrilla de un hombre y transporta crudo de un clúster del sur de Texas a las refinerías de Corpus Christi, reporta Bloomberg a detalle.

Las leyes estatales exigen a los operadores despejar caminos a través de la vegetación para permitir las inspecciones aéreas; los tubos están generalmente bajo tierra, pero los caminos encima de éstos pueden medir más de 30 metros de ancho.

Estos corredores no son monitoreados porque se extienden por miles de hectáreas y las fuerzas del orden no tienen los recursos para patrullarlos; “esto los convierte en sitios ideales para la ejecución de mensajeros errantes, rivales de negocios, informantes y migrantes que se perdieron en el peor lugar en el peor momento”, señala el texto.