Economía

Francia endurece requisitos para otorgar créditos hipotecarios

“El objetivo es evitar sobre todo lo que llamamos montañas rusas, riesgos de rescates bancarios como los sucedidos en varios países de la zona euro”, expuso el analista de la SG, el tercer banco europeo por beneficios presente en 80 países.
Notimex
19 abril 2014 16:58 Última actualización 19 abril 2014 16:58
Paris y otros lugares al norte de Francia sufren la peor crisis de contaminación desde 2007 de acuerdo con la Agencia Europea de Medio Ambiente. Los paisajes en esa bella ciudad lucieron grises en plena racha primaveral. (AP)

Los bancos solicitarán ahora más garantías a los solicitantes. (Reuters)

PARÍS.- Como consecuencia de la crisis financiera mundial, la banca francesa endureció los requisitos para otorgar un crédito hipotecario, que en este país tiene bajas tasas de interés y no contempla el esquema de hipotecas inversas o “en reversa”.

“No denegamos muchos más créditos hipotecarios que antes, pero sí miramos mucho más la concesión. Aumentamos nuestros análisis de riesgo de los solicitantes”, explicó un experto de uno de los tres principales bancos franceses, la Société Générale (SG).

“Si el candidato presenta alguna dificultad ahora los bancos pedimos más justificantes o la presentación de más garantías antes de aprobarle un préstamo hipotecario”, añadió el especialista bajo anonimato.

Explicó que, como consecuencia de la crisis financiera, los bancos franceses comenzaron a pedir una aportación inicial mayor a los demandantes de créditos hipotecarios, de un promedio de 15 por ciento del total, “y antes podía ser menor”.

El endurecimiento en la concesión de hipotecas bancarias comenzó hace año y medio a instancias del nuevo gobierno socialista, presionado a su vez por el Banco Central Europeo (BCE) que rige la política monetaria de la zona euro, de la que Francia es una de las fundadoras.

“El objetivo es evitar sobre todo lo que llamamos montañas rusas, riesgos de rescates bancarios como los sucedidos en varios países de la zona euro”, expuso el analista de la SG, el tercer banco europeo por beneficios presente en 80 países.

“Aquí se reforzó, se aumentó el análisis de riesgo del banco y del organismo que da el visto bueno del proyecto de crédito hipotecario para que no hubiera abusos y no se prestara a gente insolvente”, agregó.

“Un proyecto (de hipoteca) que tuviera un pero antes lo pasábamos y ahora ya no porque a nivel del BCE han subido el análisis de riesgo” para evitar un riesgo de aumento de la morosidad, precisó.

El especialista insistió en que pese a que Francia no sufrió rescates bancarios el nivel de riesgo que el BCE autoriza hoy a los bancos galos es menor que en el pasado por lo que las entidades financieras se ven obligadas a controlar más los créditos que conceden.

De acuerdo con los datos, la mayoría de hipotecas que se piden van de los 12 a los 20 años y el cliente puede pedir que el interés que paga sea fijo durante toda la duración del crédito o revisable una vez al año aunque la mayoría optan por el denominado “plazo fijo”.

En Francia, al igual que en otros de los 18 países que comparten el euro como moneda común, los bancos fijan las tasas de interés de los préstamos hipotecarios dependiendo del índice europeo Euribor.

En la actualidad, debido a las bajas tasas de interés del euro, en Francia los intereses de este tipo de préstamos oscilan entre el 2.45 y el 3.95 por ciento, porcentajes que se sitúan entre los más bajos de la historia.

Por lo general, el monto que conceden los bancos de préstamo hipotecario y el número de años de la hipoteca depende del salario del solicitante y su aportación suele equivaler a una tercera parte de su nómina total mensual.

De acuerdo con las fuentes, “el sistema francés es muy particular y atípico” en comparación con otros sistemas bancarios europeos o los anglosajones.

“Es multiusos. Ofrece muchos servicios y seguros, de automóvil, vivienda, para emprendedores etcétera (...) que no ofrecen los bancos de otros países. Por eso se sostuvo respecto a otros sistemas durante la crisis” financiera, subrayó el experto.

Sin embargo, entre los servicios que ofrecen no está el de las hipotecas inversas o a “en reversa”.

“Lo más cercano que hay aquí son unos créditos del 70 por ciento que se otorgan para ayudar en la compra de una residencia secundaria tomando como garantía otra vivienda, pero no son hipotecas en reversa y apenas se solicitan”, explicó.