Economía

Fondos apostaron al peso en sus peores momentos y ahora cosechan ganancias

Algunas firmas decidieron que la moneda mexicana era excesivamente castigada tras el avance en las encuestas de Donald Trump del mes pasado, y ahora obtienen ganancias en la medida en que el peso repunta y el republicano baja.
Bloomberg
11 octubre 2016 10:38 Última actualización 11 octubre 2016 11:14
El peso mexicano, bajo la lupa. (Arturo Monroy)

Peso mexicano

Algunos fondos especulativos tomaron nota el mes pasado de que el peso mexicano se desplomaba día tras día frente al dólar.

El peso, decidieron, estaba siendo excesivamente castigado por los inversores preocupados por la posibilidad de que Donald Trump ganara la elección y llevara adelante sus planes de revisar las relaciones estadounidenses con su vecino del sur.

Ahora, transcurridas apenas algunas semanas, dichos fondos -que incluyen a Callaway Capital Management, North Asset Management, One River Asset Managament y Sagil Capital- están cosechando una ganancia rápida en tanto las crecientes calamidades en la campaña de Trump transforman al peso en la moneda más exitosa.

Subió un 5 por ciento desde que tocó un mínimo récord en vísperas del primer debate presidencial a fines del mes pasado.

Si bien fueron muchos los factores que llevaron a cada uno de los administradores de fondos especulativos a apostar al peso, un denominador común para todos ellos fue creer que había una sobrestimación de las chances de Trump de derrotar a Hillary Clinton en la elección del mes próximo.

Su evaluación se vio rápidamente recompensada al considerarse que Trump fue vencido en el primer debate y, posteriormente, cuando las revelaciones de sus declaraciones degradantes sobre las mujeres hundieron su campaña en una crisis total a fines de la semana pasada.

“México me gusta por una serie de razones, pero Trump lo hace mucho más fácil”, dijo Daniel Freifedl, socio en Callaway, con sede en Washington.

Mencionó la inflación baja y la capacidad para adaptarse a los menores ingresos del petróleo, y dijo que está apostando a la moneda a través de una canasta de acciones y bonos denominados en pesos.

La moneda del país ha sido un barómetro de la ansiedad de los inversores en relación con la elección presidencial en noviembre, cayendo cuando Trump avanza en las encuestas y apreciándose cuando cae.

Este año, la moneda se depreció más que todo el resto de sus grandes pares monitoreadas por Bloomberg después de la libra británica, debido, en parte, a las propuestas de Trump de renegociar o poner fin a acuerdos comerciales con México y frenar las remesas con el fin de obligar al país a pagar por un muro a lo largo de la frontera estadounidense.

1
EL MURO

 

 [El peso hiló su cuarta caída consecutiva. / Bloomberg / Archivo]  

“Con la posibilidad de la gran muralla de México se generó una inquietud suficiente” referida a que el peso “es un valor muy bueno en los mercados actualmente”, dijo Julian Robertson, cuyo Tiger Management llegó a ser uno de los fondos de cobertura más grandes del mundo, en una conferencia en Nueva York el 4 de octubre.

Aun después del aumento de 2 por ciento del peso inmediatamente después del segundo debate hasta 18.93 por dólar el lunes, el tipo de cambio real efectivo -el valor del peso ponderado por el comercio frente a una canasta de otras grandes monedas ajustado por inflación- demuestra que está subvaluado en comparación con los parámetros históricos.

La medición cayó hasta su nivel más bajo desde 2009 el 26 de septiembre, según el índice Barclays, para luego repuntar levemente. Todavía se halla un 13 por ciento más bajo que su promedio a cinco años.

La caída del peso a raíz de que Trump aumentó sus opciones de ganar hacen que tenga espacio para apreciarse hasta 17.3 unidades por dólar, según Nomura Holdings. Itaú es un poco menos optimista, previendo que llegaría a 17.5 por dólar si Trump pierde.

Las pérdidas del peso comenzaron mucho antes del avance de Trump. Perdió casi un tercio de su valor en los últimos dos años ya que el precio del petróleo cayó y los niveles de deuda del país aumentaron, lo que provocó que Moody's y Standard & Poor's pusieran perspectiva negativa a la calififcación crediticia de México.

La caída ha sido impulsada por especuladores que utilizan el peso para protegerse de riesgos globales.

La moneda continuará siendo un parámetro de las elecciones en el corto plazo y es "fundamentalmente barata", dijo Dan Ivascyn, presidente de inversiones e Pacific Investment en un correo electrónico.