Economía

Fondo australiano aún ‘duda’ de la tercera subasta eléctrica

Debido a que los riesgos superaron a los beneficios en las dos primeras subastas eléctricas, para Macquarie la tercera licitación tampoco tiene todavía los incentivos necesarios para su financiamiento.
Sergio Meana
25 junio 2017 23:48 Última actualización 26 junio 2017 5:5
Macquarie

(Bloomberg)

El fondo de inversión australiano y mayor administrador de activos de infraestructura y energía en el mundo Macquarie, indicó aún no existen los incentivos para fondear los nuevos proyectos de electricidad, en específico, los de la tercera subasta eléctrica mexicana a realizarse en noviembre próximo.

Ernesto González, director general para México de Macquarie Infraestructure and Real Assets (MIRA), explicó que los riesgos superaron a los beneficios en el caso de las primeras dos subastas por lo que no participaron, mientras que para la tercera aún están en análisis.

“Desde el año pasado evaluamos los proyectos de la primera y segunda ronda (subasta eléctrica), la expectativa de precios en el momento no nos parecía que recompensaba los riesgos de desarrollo que todavía les quedaban a varios de los proyectos y decidimos no participar en ellas”, justificó.

Para el grupo financiero que administra 4 mil millones de dólares en activos existen mejores perspectivas en los contratos eléctricos legados, es decir aquellos contratos existentes antes de la reforma energética.

“Estamos en contacto con varios de los actores que traen proyectos para noviembre, todavía estamos haciendo la evaluación, obviamente ya tenemos dos resultados muy buenos que son de las dos anteriores, pero no sé aún si vamos a apoyar a alguno de los proyectos”, reveló González.

Las subastas eléctricas consisten en ofrecer los mejores precios de electricidad a la CFE, para lo cual es necesario desarrollar plantas de generación típicamente con tecnologías renovables y de acuerdo con cifras de la Secretaría de Energía en la primera subasta eléctrica se comprometieron inversiones por 2.6 miles de millones de dólares, mientras que en el segundo proceso se acordó invertir 4 mil millones de dólares.